domingo, 30 de junio de 2013

LA LECCIÓN DE AUGUST de R.J. Palacios


La lección de August. R. J. Palacio

Datos del libro
TÍTULO: La lección de August
TÍTULO ORIGINAL: Wonder
AUTOR: R. J. Palacio
Nº PÁGINAS: 415
AÑO PUBLICACIÓN: 2012    
Editorial: Nube de Tinta
ISBN: 9788415594024

Sinopsis:

Su cara lo hace distinto y él solo quiere ser uno más. Camina siempre mirando al suelo, la cabeza gacha y el flequillo tratando en vano de esconder su rostro, pero, aun así, es objeto de miradas furtivas, susurros ahogados y codazos de asombro. August sale poco, su vida transcurre entre las acogedoras paredes de su casa, entre la compañía de su familia, su perra Daisy y las increíbles historias de La guerra de las Galaxias.Este año todo va a cambiar, porque este año va a ir, por primera vez, a la escuela. Allí aprenderá la lección más importante de su vida, la que no se enseña en las aulas ni en los libros de texto: crecer en la adversidad, aceptarse tal y como es, sonreír a los días grises y saber que, al final, siempre encontrará una mano amiga.


August (o Auggie como le llama todo el mundo) es un niño de diez años que nació con el rostro deformado debido a una serie de mutaciones desconocidas y que fueron producidas durante el embarazo. A sus padres les dijeron que no sobreviviría, fue un milagro que se salvara y desde entonces ha sido sometido a numerosas operaciones para poder mejorar su calidad de vida. No obstante, su rostro continúa siendo deforme y la gente que lo ve por primera vez sigue reaccionando de la misma manera: Horrorizados. Asqueados. Asustados. Pero August ya está acostumbrado a las miradas, a los cuchicheos y, en general, a ser el tema de conversación. Es su pan de cada día e intenta que le afecte lo mínimamente posible. Sobre todo porque él es normal, se considera normal y su mayor deseo es poder vivir una vida normal, relacionarse, salir a la calle sin tener que agachar la cabeza para esconder su rostro, hacer amigos...
Pero a cambio cuenta una familia extraordinaria. Sus padres son extremadamente protectores y cariñosos, ambos con un gran corazón que lo dan todo por hacerlo feliz, en alerta, porque son conscientes de que a su hijo le espera un camino lleno de obstáculos, y de alguna manera se sienten impotentes al no poder acompañarlo de la mano y darle su protección en todo momento. Su hermana Vía, una preadolescente que adora a su hermano, pero que se siente desplazada, porque siempre está por encima el bienestar de August. Su perrita Daisy, el amor más sincero e incondicional que me ha hecho echar alguna lagrimita.
Sus padres deciden que ya es hora de que comience a ir a la escuela notmal, ya que a sus diez años nunca ha acudido a ninguna debido a su estado de salud y a la cantidad de operaciones a las que ha tenido que someterse. Su madre era la encargada de enseñarle en casa. Pero ahora que las horribles operaciones se han acabado por un largo período de tiempo no hay excusa para no ir a la escuela. Al principio August se negará en redondo, pues sabe que todos los niños lo mirarán y murmurarán a sus espaldas, pero poco a poco se irá haciendo a la idea de que debe dar el paso y probar.
La escuela no será de color de rosa, pero también tendrá sus ventajas y aprenderá a no tirar la toalla y superarse, y encontrará la verdadera amistad.
Aquí ya el libro se divide en partes, 8, tres de ellas relatadas por el propio Auggie, y las otras por sus amigos y su hermana, el novio de ésta y una amiga.
Todos van a relatar desde su propio punto de vista, y es dulce, fresco, encantador, y otras veces te hace llorar, por como la gente cambia su forma de ser en función de con quien trate.
La lección de August es un libro maravilloso que todo el mundo debería leer, independientemente de la edad del lector o sus gustos literarios. Sería uno de esos libros que yo pondría como lectura obligatoria en el instituto. Porque es un libro que trata sobre la vida misma, sobre lo crueles y maravillosos que podemos llegar a ser los seres humanos. Un libro cargado desentimientos, de valores, de lecciones sobre la vida misma, que te hace reír, llorar y sobre todo sentir.
Da miles de lecciones, pero una frase que me ha gustado es :«Todos deberíamos recibir una ovación al menos una vez en nuestra vida, porque todos vencemos al mundo.» Auggie
El final tiene una serie de preceptos que tampoco tienen desperdicio.
Se lee en muy poco tiempo y desde luego deja un poso en nuestra alma. Lo recomiendo sinceramente.
Saludos y nos vamos leyendo.

3 comentarios:

  1. Todos deberíamos de leer este libro al menos una vez en la vida... para poder recibir una ovación.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y para aprender a creer en nosotros mismos, y en nuestro interior

      Eliminar
  2. Cabildo68: Me has despertado el interés, así que lo empezaré a leer. Gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar

GRACIAS POR COMENTAR, LOS COMENTARIOS ME ANIMAN A SEGUIR Y SIRVEN PARA DEBATIR.