miércoles, 11 de septiembre de 2013

LA MUJER QUE PASO UN AÑO EN LA CAMA de Sue Towsend


Título: La mujer que vivió un año en la cama

Autor: Sue Townsend

Editorial: Espasa

Año de publicación: 2013

ISBN: 9788467025477

Nº de páginas: 424

Género: Narrativa contemporánea

 

AUTORA :

Sue Townsend nacida en Leicester en 1946. Escritora y dramaturga inglesa, es conocida principalmente por su serie de 7 libros protagonizados por Adrian Mole, un joven adolescente que, con un sentido del humor eminentemente británico, representó de manera magistral todo el periodo de la Inglaterra de los años 80.
Aunque Townsend ha seguido publicando novelas de Mole hasta la actualidad, también ha escrito novelas de un estilo más dramático, así como más de diez obras de teatro y unas memorias.

Está considerada una de las mejores escritoras de Gran Bretaña.

 

SINOPSIS:

Eva es una mujer de 50 años, ama de casa y esposa de Brian, un astrofísico al que solamente parece importarle su trabajo. Tienen dos hijos, Brian Junior y Brianne, gemelos y superdotados, son unos chicos dotados de una inteligencia extraordinaria que tienen su propio mundo y solo se sienten a gusto uno en la compañía del otro. El día en que estos se marchan a la universidad, Eva se siente aliviada, son sus hijos y los quiere, pero la extrañeza de sus caracteres hace que lidiar con ellos sea una tarea complicada y agotadora. Ese día en el que Eva se da cuenta de que ya se terminaron sus obligaciones de madre, decide que ya es hora de dejar de dedicar toda su vida a su peculiar familia y centrarse en ella misma, cansada de cocinar, lavar, planchar y hacer otros muchos quehaceres que nadie valora, sube las escaleras, se mete en su cama y ahí se queda durante todo un año. No está enferma ni tampoco deprimida, solamente necesita tiempo consigo misma, tiene mucho en lo que pensar, muchas ideas que poner en orden y ya es hora de que, después de pasarse media vida ocupándose de los demás alguien se ocupa de ella.
Su familia por supuesto no la entiende, creen que está loca, intentan por  todos los medios hacerla entrar en razón y hacerla salir de la cama, pero Eva lo tiene claro, ella va a quedarse allí hasta que se encuentre a si misma.
 La noticia de una mujer que permanece postrada en su cama sin ninguna enfermedad aparente, causa un gran revuelo entre la población y se extiende como la pólvora, atrayendo curiosos de todas partes del mundo que la toman por un “ángel”, un símbolo espiritual al que acuden en busca de paz.
Entre todo esto, en la vida de nuestra protagonista aparecerá Alexander, el limpiaventanas un hombre de color, encantador que demuestra ser el único al que realmente le importa Eva y que no le molesta cuidarla y prestarle su atención.
 
Opinión:
 
Es un libro estrambótico que llegó a mis manos, en uno de esos días, en los que piensas realmente en quedarte en la cama o salir corriendo y no sabes donde.
Es un libro  que te hace pensar en tu vida y como la vives, y sobre todo como dejas de vivirla. Es de esos libros que te atrapan porque la protagonista eres tú, y porque en algún momento te has sentido como ella, pero has seguido hacia adelante, y sin embargo ella toma la decisión de parar y pensar, y para ellos se mete en la cama y ya está…
Bueno eso de ya está es un decir porque hay complicaciones de todos los colores, porque ella era el pilar de la casa, la que hacía que todo funcionara y de repente ya nada funciona.
Eva, la protagonista, se casó porque sí y justo ya en el banquete de bodas se dió cuenta de que no quería a su marido, y luego tuvo a los gemelos, Brian Junior y Brianne, a los que realmente cuida pero no sabe si quiere, y se lo plantea continuamente. Ahí también me he sentido identificada, en el sentido de que algunas veces parece que se te ha roto el aparato de querer, y por más que lo intentas no consigues que arranque.
Los gemelos superdotados se van a una residencia en la universidad, y bajan a un mundo real al que no se han acercado nunca, y los engañan, una lapa llamada Poppy, mentirosa compulsiva que siempre está maquinando para sacarle el dinero a sus conocidos, y que tiene dependencia patológica de la gente (La odié).
Brian su marido un astrofísico prepotente y sabiondo, con respuestas inmensas para todo y que le dedica mucho tiempo al trabajo, y nada a la familia y que encima lleva poniéndole los cuernos con otra astrofísica, Titania, de la que realmente no está enamorado, pero colma sus deseos físicos.
Luego la madre de Eva, Ruby, y la suegra, Yvonne, que se ocupan de que ella no muera de inanición, y que se niegan a deshacerse de sus desechos, para lo que Eva ingenia un camino blanco, del que no os voy a contar nada.
Al cóctel le añadimos un atractivo hombre de color, Alexander, pintor, con sus dos hijos pequeños y que hace de todo, que se enamora de Eva, y la ayuda en su proceso de depuración. Todos esos personajes, más un vecino raro con la cara deformada, una amiga excéntrica, un taxista que se quiere suicidar y al que Eva ayuda, imaginad.
Es algo totalmente surrealista, pero no se hace pesado es, aunque no os lo creáis, realista, irónico, incisivo, retrata a la perfección los roles y los egoísmos de cada uno de los personajes.
Cuando llegamos a la celebración de la navidad, con todos bajo el mismo techo, hace que la sonrisa irónica no se te borre de la cara, porque las instrucciones de Eva a Brian para “hacer la navidad”, tal como ella la hizo el año anterior, dura un capítulo entero, y es demencialmente divertido, me hizo reír a carcajadas
Cuando la “situación” de Eva salta a la luz pública, le salen seguidores en Twitter, acampan frente a su casa, (me recordó a Forrest Gump, cuando comienza a correr y todos le siguen, cada uno por una motivación, pensando que es la de Forrest, cuando él solo corre por corre), hay colas para que le den consejos, todo cada vez en una espiral más disparatada y compleja.
Hace pensar mucho en la realidad, en la actualidad.
Así que el libro te atrapa, porque necesitas saber qué pasa con ellos, con sus relaciones y sus vidas, y ahí llega la gran decepción del libro. El final.
No os lo voy a contar, pero es realmente decepcionante…Es abrupto, como si no hubiese sabido como terminar con todo el jaleo que ha montado. Quiero pensar que es metafórico, que es como la vida, no se sabe el final. Pero desde luego, no me ha dejado satisfecha en absoluto.
Lo recomiendo absolutamente, a las mujeres porque se van a ver reflejadas, a los jóvenes para que vean lo que es la labor de sus madres, a los hombres para que se den cuenta de que las casas no se llevan solas, y en definitiva a todo el mundo. No es un gran libro, pero sí lo suficiente como echarle un vistazo.
Saludos y nos vamos leyendo.

2 comentarios:

  1. Me ha encantado leer la reseña. Sue Townsend es un referente en el humor. Me acuerdo cuando salieron los dos primeros libros de Adrian Mole. En el metro de Londres de vez en cuando verías a alguien caerse de la silla de risa. Siempre que mirabas, el libro era uno de los diarios de Adrian Mole.

    ResponderEliminar
  2. Hola! (✿◠‿◠)
    Me llamó muchísimo la atención desde que lo vi, a parte de la preciosa edición, me parece un libro muy curioso y diferente =) tu reseña me ha convencido, creo que lo pediré para leerlo :3
    Besitos!!

    ResponderEliminar

GRACIAS POR COMENTAR, LOS COMENTARIOS ME ANIMAN A SEGUIR Y SIRVEN PARA DEBATIR.