sábado, 28 de septiembre de 2013

PAN, EDUCACION, LIBERTAD de Petros Márkaris.


Pan, educación, libertad de Petros Márkaris

Autor: Petros Márkaris.
Editorial: Tusquets. Colección Andanzas
Género: Policíaca
País edición:
España

Fecha de edición: Septiembre 2013
ISBN:
978-84-8383-492-3
Nº de páginas:
256 pág.


AUTOR

Petros Márkaris, nacido en Estambul en 1937, estudió ciencias económicas en Viena y en Stuttgart, y posteriormente se trasladó a Atenas, donde reside. Guionista de televisión y autor teatral, ha colaborado en varios guiones del cineasta griego Theo Angelópoulos, como el de La mirada de Ulises. Es autor del volumen de ensayos La espada de Damocles, en torno a la crisis griega. La fama le ha llegado con la serie de novelas policíacas protagonizadas por el irónico y políticamente incorrecto comisario griego Kostas Jaritos, merecedoras de galardones como el Pepe Carvalho, el Premio Negra y Criminal 2011 y el Point du Polar Européen 2013: Noticias de la noche, Defensa cerrada, Suicidio perfecto, El accionista mayoritario, Muerte en Estambul, Con el agua al cuello y Liquidación final, publicadas por Tusquets Editores. Con Pan, educación, libertad, el nuevo caso de Jaritos, que culmina la exitosa Trilogía de la Crisis, Márkaris nos ofrece una ácida novela policiaca que sumerge al lector en el ya trágico día a día de los ciudadanos griegos, mientras desentraña las causas de la terrible situación que vive el país.
 
SINOPSIS

Estamos en un futuro inminente: en 2014, Grecia se declara en quiebra y regresa al dracma; no tarda en seguirle España, que vuelve a la peseta. El comisario Kostas Jaritos y su familia tendrán que apretarse el cinturón: no van a ingresarle la nómina durante tres meses, y quizá no tenga ni para gasolina. Paralizada la economía, empobrecido el país, sólo aumentan las protestas y algunas iniciativas solidarias de los jóvenes, pero también la violenta amenaza neonazi. Así las cosas, aparece asesinado un rico contratista de obras, un hombre ya maduro que participó en los «Hechos de la Politécnica», en 1973, cuando los estudiantes se rebelaron contra la dictadura militar. Junto al cadáver, un teléfono móvil emite el lema que los estudiantes voceaban en aquella época: «Pan, educación, libertad». ¿Ha regresado Grecia a esos negros tiempos? ¿Siguen siendo válidas aquellas reivindicaciones? Jaritos, con su diezmado grupo de ayudantes, intentará esclarecer ese asesinato, que le llevará a hurgar entre la clase empresarial, universitaria y sindical que ha dirigido el país en los últimos cuarenta años.


Opinión
La novela comienza en un futuro tan cercano como es la Nochevieja del 2013, con Grecia declarada en quiebra y preparándose para la transición del euro al dracma, el día 1 de 2014, y con le desconfianza que eso supone. España sigue los mismos pasos y una salida similar se le presenta a Italia.

Cuando el Consejo de Ministros acuerda la suspensión de pagos durante tres meses, y con una moneda tan devaluada que la población se ve sumida en la miseria, la familia Jaritos, se ve profundamente afectada, el comisario no cobrará y su yerno Fanis tampoco, Katerina no tiene ingresos estables así que Adrianí, como siempre, con su impagable sentido común, tomará las riendas de la familia y usará todo su ingenio para apretándose el cinturón, darles de comer decentemente al menos una vez al día. Así en la cena se hará olla común con toda su familia, incluidos los padres de Fanis, y el amigo de su padre, Lambros Zisis, el antiguo comunista torturado por la dictadura, siempre dispuesto a echar una mano.

Se deja de ver la tele para no gastar, e incluso el comisario tendrá que dejar aparcado su Seat Ibiza, por no poder pagar la gasolina.

En medio de esta situación social caótica, con las protestas en aumento, la capital tiene montones de manifestaciones de todo tipo a las que tienen que hacer frente unas fuerzas policiales desmoralizadas, y para colmo se produce la aparición de grupos neonazis, que están metidos en todos los fregados. Frente a ellos, otros sectores de la sociedad improvisando iniciativas solidarias.

Con este panorama se produce el asesinato del contratista Yerásimos Demertzis, que fue cabecilla de los rebeldes de los llamados acontecimientos de la Politécnica. Junto al cadáver se encuentran un teléfono móvil que repite el lema que utilizaron los rebeldes durante los sucesos acaecidos en aquellos días.

Así nos enteramos que a principios de los años 70 hubo una revuelta de los estudiantes, los campesinos y los trabajadores contra la dictadura militar helena. Miles de estudiantes se encerraron en la Facultad Politécnica de Atenas y la batalla campal se saldó con más de doscientos cincuenta muertos y miles de heridos. Ese suceso fue el principio del fin para la dictadura.

El hijo de este contratista es cliente de Katerina por venta de droga y está en la cárcel, y a nadie convence su declaración de culpabilidad.

Se producen posteriormente otros dos asesinatos de gente relacionada con lo sucedido aquellos años, y que no son lo que eran. Gente que era teóricamente de izquierdas y que se corrompió tanto como los de derechas.

Parece que detrás de los asesinatos puede estar la extrema derecha, ya que apuntan directamente al comisario al amenazar a su hija.

Y aunque parezca difícil, el comisario consigue resolver los crímenes.

En este libro, el último de la trilogía de la crisis, creo que la intriga o historia policíaca se ve muy diluida. La protagonista más patente y real es la crisis, esa crisis tan profunda en la que todos los capítulos se palpa la desesperanza en el futuro del pueblo griego, un retrato duro y descarnado de una sociedad sumida en una miseria que asusta. Asusta porque es real y porque toda lo que cuenta se está viviendo ya, los sin techo, pensionistas antiguos catedráticos que vestidos de traje, malviven en el aeropuerto. Familias que dan a sus hijos a los servicios sociales, rebusca en la basura para comer, ocupación de edificios …es tan similar a lo que está ocurriendo en España, que tenía que dejar de leer por la angustia que me suponía.

Por otra parte me ha servido para conocer una parte de la historia de Grecia que no conocía y que tiene mucho paralelismo con la nuestra. En la actualidad se estudia mucho lo cercano, y no lo de al lado, que serviría de mucho para tener perspectiva.

Otra cosa que, digamos que me ha impactado también, es darme cuenta que Grecia es lo mismo o más corrupta que España, y que la gente lo toma casi con normalidad, lo dan por supuesto, y no valen ideologías, solo robar y sisar.

Miedo cuando ves la amenaza de los neonazis, y justo cuando estoy escribiendo ésto, en las noticias están poniendo la detención del presidente y los diputados de Amanecer Dorado, implicados en la muerte de un rapero de izquierdas. Más actual imposible.

He notado aquí a Márkaris, cansado, decepcionado, su comisario está cansado de trabajar y de la burocracia helena, no hay futuro ni presente…creo que será su último libro del comisario, no sé es una sensación que se percibe al leer y terminar la novela.

Recomendación, sí por supuesto, para mí es uno de los grandes, pero el libro rezuma tanta desesperación, o yo lo he captado así, que no lo pongo al nivel de sus otros libros, en cuanto a trama policíaca. Si hablamos de ambientación un 10, porque no puede ser más real y más actual.

Espero que lo leáis y dejéis un comentario, para ver qué sensaciones habéis tenido.

Saludos y nos vamos leyendo.

           

3 comentarios:

  1. Hola!!

    Me a gustado tu reseña y el libro me ha llamado demaciado la atención se ve muy interesante.

    Saludi !!

    ResponderEliminar
  2. Muy buena reseña, como siempre :)

    a mi personalmente no es una serie que me llame mucho la atención. Aunque tiene muy buenas críticas dudo que algún día me decida por darle una oportunidad. Una de las formas de evadirme del mundo, incluida la situación en la que nos encontramos, es la lectura, y estos libros me acercarían aún mas si cabe. Aunque para quien le guste las novelas con grandes dosis de intriga seguro que les puede gustar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí hay intriga, pero es más la realidad lo que me ha llamado la atención. Es horrible, parece estar leyendo sobre España y su futuro, como he dicho tuve que dejar de leer porque me agobiaba ver la situación. Si te quieres evadir no, definitivamente no.
      Muchas gracias por pasarte. Un abrazo.

      Eliminar

GRACIAS POR COMENTAR, LOS COMENTARIOS ME ANIMAN A SEGUIR Y SIRVEN PARA DEBATIR.