miércoles, 5 de marzo de 2014

LA TRAMPA de Mercedes Gallego Moro



Título: La trampa
Autora: Mercedes Gallego
Nº de páginas: 300 páginas. Digital
Editor: Autoeditado
Edición: Segunda Edición (Febrero de 2014)
Colección: Saga Candela Luque
Género: Policiaco, negra
Idioma: Español
ISBN: 978-1496100122.





Autora

Se describe así la propia autora: En su página web http://www.mercedes-gallego.com
Siempre quise ser escritora porque para mí la lectura es una pasión; por eso deseaba crear mis propias historias pensando en ofrecer a los demás las mismas horas de placer que a mí me proporcionaban los libros que leía. Sin embargo, el tiempo iba pasando y mi sueño aparecía lejano porque mis días estaban al servicio de la supervivencia. Hoy por fin puedo hacerlo.

De mi padre, un periodista y poeta bohemio, al que sobraban hijos, aprendí también el arte de escribir y la afición por el género policíaco. Todavía llena mi biblioteca parte de la suya, esos libros sobados y entrañables de Editorial Molino o la colección Círculo del Crimen. Fueron mis hermanos -lo mejor que me ha pasado en mi vida-, los primeros en soportar mis historias inventadas, que nunca podía repetir porque no las escribía, sólo se las contaba.
Para todo el que le interese aquí está mi jornada: el día empieza entre las ocho y las nueve de la mañana; desayuno mientras leo la prensa por Internet y transcurrida una hora me pongo a escribir. En estos años dedicada a ello, he terminado cuatro novelas y tengo en marcha otras dos. Me gusta escribir dos a la vez porque de esta manera, cuando se atasca una, siempre me queda la otra. Las novelas de la serie Candela Luque son mi comienzo y como tal, incluyen la ilusión de nacimiento de esta nueva andadura.



Sinopsis

Candela ingresa en el cuerpo de policía en la promoción de 1979, la primera que permite opositar a mujeres. Tres asesinatos sin resolver en el Barrio Chino poco a poco pasarán a segundo plano cuando en el transcurso de la investigación su compañero de trabajo, Manel, se ve involucrado en la muerte de una cantante amiga suya a la que él introdujo en el conjunto de jazz del que forma parte. La inexperiencia de Manel está a punto de costarle la vida. Julia, la amiga abogada de Candela, participa activamente en este caso en el que además, la dudosa actuación de un juez, hace que la confusión aumente a medida que transcurre la novela.

Opinión

Llegamos a la tercera novela de la inspectora Candela Luque, en ella, Candela es ya policía por derecho propio ya que ha aprobado las oposiciones, el grupo está más centrado y las competencias por las que todos antes estaban más erráticos están más definidas.
Repito, como ocurrió en Matar al mensajero, que son novelas que se pueden leer independientemente, porque son tramas distintas, aunque la vida de los protagonistas ha ido evolucionando, como suele ocurrir en la vida real.

Asistimos a los cambios que la edad y la sensatez van dejando en Candela, a las reflexiones sobre su vida, sobre la soledad y la familia, el amor y la compañía, al asentamiento de su personalidad, que no a su cambio, porque su esencia permanece.
Candela sigue de compañera con Manel Romeu, el inspector Andrés Salgado es ahora jefe de Brigada, y el inspector Tomás Vázquez jefe de grupo. Por la Brigada siguen el tándem García y Morell, que se siguen arrastrando con dificultad y añorando los métodos de los viejos tiempos. Se aprecia el cambio también en que las calles dejan de llamarse por los nombres de toda la vida, y para ser más políticamente correcto hay que decirlos en catalán.

Hay tres asesinados en el Barrio Chino, sin nada en común, aparentemente, y de gente humilde, y hallados en el mismo lugar. Dos jubilados y una asistenta.

El caso tras estar ocupando sitio en las mesas, sin que nadie se mueva, porque la gente no habla, o sencillamente porque a nadie le importa, se lo asignan a Candela y Manel, que con sus peculiares formas de investigar, es decir, un poco rozando los bordes de la burocracia, que desborda por el papeleo a llevar, comienzan a perfilar alguna cosa en común.
Al parecer tienen en común la visita a un prestamista Samuel, lleno de parafernalia y falsedad, y un vidente Mefisto, que tampoco se queda atrás.

Julia, la amiga abogada llena de ideales sobre la justicia y de prejuicios sobre la policía, aparecerá en escena cuando vaya con Candela a escuchar tocar el saxofón a Manel en un local de música jazz. Cuando lo conozca se dará cuenta de lo que ahora es obvio y antes no lo era, que policías los hay de todas clases y actitudes y aptitudes, como en todos sitios.

La cosa se complica cuando Manel aparece llorando en casa de Candela porque han matado a la solista de la banda de jazz, Miranda, con la pistola de Manel, lo que lo pone en una situación muy delicada, aparte de aparecer como principal sospechoso.

Desde ese momento todo se desarrolla en una veloz trama de investigaciones y contra investigaciones, secretos, medias verdades, actuaciones con y al margen de la ley, y en otro de los centros de atención un juez corrupto, que quiere tener atado con un favor al inspector Salgado.

Con estos antecedentes, ya tenéis todos los ingredientes para estar total y absolutamente enganchados.
La velocidad de los acontecimientos, la verosimilitud, la desesperación ante la burocracia, los pocos medios y lo difícil que resultaba trabajar en aquellos lejanos tiempos en los que no había forma de localizar a la gente sin móviles no te dejarán levantar la mirada del papel.
Los casos se entrelazan, se confunden y por fin se resuelven, dejándote sin resuello.

Me ha parecido un libro muy visual, muy cinematográfico. Para mí el mejor de la saga.

Y la lección más dura que se puede sacar de este libro es que siempre ha habido y habrá muertos de primera y de segunda, investigaciones de primera y de segunda, y como para tapar algo que realmente es absurdo, muere gente y no le importa a nadie. Y que en todas las profesiones hay gente buena y mala, y no se deben demonizar las instituciones o grupos, por las actitudes de algunos de sus miembros.

Os dejo estas perlas que podéis encontrar en él:

No es que ahora hubiera más delitos y más paro, es que ahora se sabía y antes se silenciaba.

…..ya sabe usted que los de la prensa se lanzan como cuervos cuando huelen carroña. Como ya nadie les para los pies… Yo estoy con ustedes, que bastante tienen con hacer su trabajo.

Porque estoy harto de que en los tiempos que corren empiecen a tener más derechos los chorizos que los que combaten el delito.

…son perros viejos y saben cómo hacer las cosas. Y si hay que pegar dos hostias, pues se pegan, que la situación no está para andarse con remilgos.

Yo creo que es obvio decir que me ha encantado, que he disfrutado y me lo he pasado muy bien leyéndolo, y que os lo recomiendo encarecidamente.

Leedlo y comentad.


Saludos y nos vamos leyendo.

5 comentarios:

  1. Queda claro que te ha entusiasmado. A ver cuando empiezo a leer a Mercedes..., me faltan horas....
    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te defraudará Pili, sobre todo si te gusta la novela policiaca

      Eliminar
  2. Pues aquí está la autora que no cabe en su silla. Gracias, Maria Dolores. Recuérdame que esta vez el jamón te lo mando con una cajita de vino, que te has "pasao" en la reseña.
    Ahora en serio. Como escritora nada hay que te anime más a escribir que a los demás les guste lo que haces y si encima lo dicen, es como jugar al póker y ganar.
    Id afilando los ojos que estoy con la cuarte entrega de Candela y la segunda de Ramona.
    Un besito y muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mercedes. No me he pasado, he sido bastante objetiva, hay gente que no escribe ni la mitad de bien que tú y es mucho más conocida. Espero que la gente te conozca y juzgue si estoy equivocada

      Eliminar
  3. Adoro la novela negra, así que me voy a poner a seguirle la pista a este libro. ¡Estupenda reseña!

    ResponderEliminar

GRACIAS POR COMENTAR, LOS COMENTARIOS ME ANIMAN A SEGUIR Y SIRVEN PARA DEBATIR.