domingo, 6 de julio de 2014

MUERTE SIN RESURRECCION de Roberto Martínez Guzmán

Título: Muerte sin resurrección.
Autor: Roberto Martínez Guzmán.
Editorial: CreateSpace Independent Publishing Plataform.
Año publicación: 2012.
Nº de páginas: 260
Género: Policiaca, Negra.



Autor
Roberto Martínez Guzmán nació en Orense, España, en el año 1969, dentro de una familia humilde y trabajadora. En el año 1988 comienza sus estudios de Derecho de la Universidad de Santiago de Compostela. Al cuarto año, decide abandonarlos coincidiendo con el nacimiento de su hasta ahora único hijo. Es en ese momento cuando entra en contacto por primera vez con el mundo editorial, dentro del ámbito comercial. En el año 2002 ingresa en el cuerpo de Funcionarios de la Xunta de Galicia, donde permanece en la actualidad.

Ya en 2012, y después de darse a conocer como escritor dentro del género de no ficción, decide publicar su primera novela policiaca, "Muerte sin resurrección", que ocupa los primeros lugares de las listas de ventas de ebooks de Amazon España durante varios meses.

En la actualidad, trabaja en la que será su segunda novela y cuya publicación está prevista para el año 2013.
Datos recogidos de su blog : 


Sinopsis

Domingo de Ramos.
En el corazón de Vigo, a la una del mediodía, numerosas personas se dan cita en el interior de la Iglesia de Santa María para celebrar el inicio de la Semana Santa. El aroma a Laurel, olivo e incienso lo inunda todo, el calor es insoportable y desde el altar, el párroco se afana en explicar el significado de la pasión y muerte de Cristo dificultado por la enorme multitud que en esos momentos se concentra dentro del templo. 
En un lateral, en la estricta intimidad de un confesionario, una enigmática mujer de rasgos casi perfectos explica con serenidad a un joven sacerdote la motivación que ha guiado su vida durante los últimos seis años, pero también un más que inquietante futuro próximo. 


Opinión

Hoy traigo un libro que me han dejado, no conocía al autor, a pesar de haber coincidido con él en alguna ocasión, por esos mundos virtuales.
Hay otras obras suyas que me han sido muy recomendadas, y en este caso ha sido un toma, léetelo. Y he obedecido, y cuánto me he alegrado. Posteriormente he comprobado que una vez más con algunos autores, llego tarde, ha sido muy leído, y muy comentado, con muy buenas críticas, una pena que no haya trascendido más su obra.

En este caso nos encontramos con una buena novela policiaca, en la que resulta difícil no desvelar (odio la palabra spoiler, el uso y el abuso que se hace de ella), quién es el asesino, porque lo vamos a saber desde el primer momento, pero no vamos a saber porqué lo hace y quienes son sus víctimas.

Otro soplo de aire fresco es que las protagonistas son dos mujeres, asesina y policía. Una asesina en serie nada menos, en un ambiente tan particular como es una Semana Santa en Vigo y Orense, nada de tópicos, todos eliminados desde el primer momento, con lo que ya ha ganado no un punto, sino varios en mi estima.

Una pugna contrarreloj entre asesina y policía, Emma y Eva, en la que vamos asistiendo desde un prólogo que ya te atrapa, una despedida, en la que nos quedamos descolocados, porque no entendemos el porqué. Y es ese porqué de la despedida, y de los asesinatos, lo que nos va a hacer devorar con rapidez este libro, lleno de pensamientos de las víctimas, cambios de ritmo y de localización. Como podéis suponer estas características le dan una gran vitalidad a un libro ya de por sí de ágil lectura.
Emma irá matando a cada una de sus víctimas, de forma muy precisa, ordenada y metódica, una cada día de la semana, e irá dejando una firma en cada uno de sus asesinatos, firma que no entenderemos hasta el final, y Eva, junto con su equipo intentará por todos los medios averiguar quienes son las próximas víctimas, porqué, y salvarles la vida.

Si lo consiguen o no, ya sabéis, en el libro. Tiene un final, espectacular, en el que comprenderemos por fin, qué ocurre, el porqué de los asesinatos, y el significado de la firma. La conversación final de la protagonista, no tiene desperdicio.
Y con un regusto amargo, nos quedaremos pensando, una vez más, en el significado de la palabra justicia, y en la justicia en sí misma.

Dos peros, le pongo a la novela, uno algunos errores de ortografía y de expresiones, que imagino habrán sido cambiados, en posteriores ediciones, y que no me entra el razonamiento estrella, sacado de la manga por parte de la policía, autor, del número de crímenes que se van a cometer.

Por lo demás una buena novela, rápida, ágil, fresca, interesante y absorbente y adictiva. Qué más se puede pedir. Yo os la recomiendo. No creo que os defraude.

  
"El joven sacerdote ladeó de modo inconsciente la cabeza intentado seguirla más tiempo, pero acabó por resultarle imposible entre la multitud que abarrotaba el templo. Una vez que aquella mujer había desaparecido por completo de su reducido campo de visión, no pudo evitar santiguarse con rapidez, de un modo compulsivo, como si acabara de ver al mismísimo diablo. Un diablo real, de carne y hueso, y que incluso le había dicho su nombre, Emma. Estaba seguro de que ya no se olvidaría de él".



Saludos y nos vamos leyendo.

2 comentarios:

GRACIAS POR COMENTAR, LOS COMENTARIOS ME ANIMAN A SEGUIR Y SIRVEN PARA DEBATIR.