sábado, 6 de diciembre de 2014

Y DE REPENTE...UNA GRAN FAMILIA, con Alejandro Palomas


Todo comenzó el día que me enteré que Alejandro Palomas, al que conocí una vez más por los mundos virtuales, venía a Málaga el 3 de diciembre.
Tenía tres amigos, auténticos entusiastas de este autor, que me animaron de forma unánime a leer sus obras y a conocer al autor.
Como aún tenía tiempo, comencé a indagar y buscar sus obras. Búsqueda infructuosa, tengo que decirlo. No estaba en la biblioteca, ni en ninguna de las librerías de los alrededores. Sorprendente...o no.
Teniendo en cuenta como está el patio, los títulos que se pueden encontrar son siempre los mismos, y poco acordes en muchos casos, con mis gustos.
Eso sí, me documenté y leí sobre sus obras, y mi objetivo, conocerlo en persona. No todos los días se tiene una oportunidad así.

Lo de hacer planes en mi caso es una odisea, soy la excepción que confirma las reglas y cada vez que de mi boca sale la palabra plan, automáticamente, hay una ley universal que se pone en movimiento para que esos planes no se lleven a cabo. Y ocurrió...dos días completos de unas cosas y otras que me iban alejando de mi objetivo; pero no, en esta ocasión mi cabeza y mis ganas fueron más fuertes.

Otra vez desembarqué en Málaga con una tonelada de ilusión bajo el brazo.
Había bastante gente en la puerta, y muerta de vergüenza me introduje en la sala...
Y allí estaba Alejandro, alto, impresionante, con un gesto de timidez y alegría, mientras recibía a sus invitados.
Lo miré y sonrió, porque ya se había conchabado con una amiga, Marina Collazo, y ya sabía quién era yo, cuando tímidamente le dije, que yo era Mari. Me envolvió en uno de sus grandes abrazos en el que me sentí tremendamente reconfortada, y me dio un regalo que nunca olvidaré.
Ponerle palabras a la felicidad es más complicado que a la tristeza, y a mí me faltan para poder explicar todas las sensaciones que recorrieron mi ser, hasta transformarse en una gigantesca sonrisa, que ya no me abandonó en toda la noche.

Y comenzó el acto. Lo presentaba un joven periodista del que no recuerdo su nombre, tan solo que se había leído el libro, se había reído mucho y le había encantado. Alejandro tomó la palabra y comenzó a contarnos el como, cuando y porqué de Una madre. Cual fue el detonante que le hizo querer presentarle al mundo a Amalia, entre risas, y alguna lágrima por mi parte, viví en carne propia lo que él contaba, porque él era yo, y tenía los mismos sentimientos que yo, hacia ese pilar en medio de la nada, esa isla en la que recalar cuando el miedo y la soledad gritan.

Nos habló de él, de lo que había luchado hasta llegar a donde se encuentra, y lo agradecido que sentía, de que con el libro y su promoción había llegado a un punto en el cual se hizo consciente de lo importante que era para él su familia, su existencia y su pertenencia.
Y con sus palabras, sus gestos, su actitud, me di cuenta de que no solo era un gran escritor, era demás fantástica persona, que me había abducido con su generosidad y simpatía, su frescura, su timidez y su fragilidad.
Los minutos se hicieron segundos y mi ansiedad por conocerlo como escritor se iba acrecentando por momentos.
Y ocurrió...llegó mi turno para acercarme a él y llevar a cabo el momento fan, que era hacerme una foto con él, y tras envolverme en otro de esos inmensos abrazos, tengo la instantánea, que en este caso hace bueno el dicho, de más vale una imagen que mil palabras.



Con ese calor y la delicia de sus dedicatorias, volví a casa y he seguido su periplo por Andalucía.
Y hoy poco después de leer sus poemas, he leído que vuelve a casa añorando un abrazo de su madre, que estoy segura le dará con todo el amor del mundo, ese que él es capaz de transmitir con sus palabras y sus abrazos.

Gracias Alejandro por hacerme tan feliz aquella tarde, por esa sonrisa que vuelve cada vez que recuerdo tus palabras.
Gracias a esos amigos que tanto me insistieron para que me desplazara a conocerlo, Marina Collazo, un volvoreta revoltosa e inquieta que intrigó para darme una sorpresa, Gabriel Neila, y Gabriel Aura, escritores rendidos ante otro gran autor.


Saludos y nos vamos leyendo.

9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Mari, qué bien transmites tus emociones y sensaciones de ese día. Felicidades por cumplir tu objetivo y por ESTA ENTRADA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes lo que me acordé de ti, y del día que estuvimos nosotras detrás de aquella mesa. Besos

      Eliminar
  3. Ay Mary!!! No te puedes imaginar qué feliz fuí ese día imaginando lo que ibas a vivir, sabiendo la sorpresa que Alejandro te tenía y me pidió no desvelase. ¡ Nunca me costó tanto guardar un secreto !. Soy atea pero recé todo lo que no sé para que ese día no pasase nada y pudieses asistir. Ver las fotos fue ya la emoción total, eso era lo que quería ver: tu enorme sonrisa que tanto te favorece y tan poco muestras. La vida es puñetera pero momentos así valen por todo lo malo que hayas pasado. Cuando tengas un mal día, recuerda ése y verás que la sonrisa se asoma porque nunca se te va a olvidar ese encuentro. Alejandro es inmenso como persona y como escritor y marca. Conquista con su cercanía, generosidad y cariño...¡por eso lo adoramos! Es que es muy grande! Disfruta de las lecturas y no dejes de sonreír!! Sé feliz Mari que lo mereces!!! ♥♥♥♥

    ResponderEliminar
  4. Y el mérito principal de todo lo ocurrido ese día es tuyo por querer conocerle y de Alejandro que decidió por él mismo hacerte ese maravillodo regalo. ¡Tú lo merecias y él supo verlo!

    ResponderEliminar
  5. Ahora la que estas que te sales eres tú, disfrutando y pasándolo en grande con tanto evento en el que participas casi activamente jejeje. Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si sólo he ido a tres, jejeje. Eso sí, los disfruto a tope. Gracias

      Eliminar
  6. Es bonito, y una gran fortuna, el reencuentro por la vida con personas llenas de tanta sensibilidad. Te lo mereces, se lo merece. Emocionante crónica, con su dosis de expectación y tensión…pero sobre todo con la belleza que tiene el narrar algo desde el corazón, intensamente. Por eso nos llega tu felicidad Mari, que compartimos encantados al leerte.

    ResponderEliminar

GRACIAS POR COMENTAR, LOS COMENTARIOS ME ANIMAN A SEGUIR Y SIRVEN PARA DEBATIR.