jueves, 26 de junio de 2014

MUERTE ENTRE LÍNEAS de Donna Leon




Título: Muerte entre líneas
Autora: Donna Leon
Editorial: Seix Barral
Año: Marzo 2014
Nº de páginas: 320 páginas.
ISBN: 9788432222528
Género: Negra, policiaca.









Autora
Donna Leon nació en Nueva Jersey el 28 de septiembre de 1942. En 1965 estudió en Perugia y Siena. Continuó en el extranjero y trabajó como guía turística en Roma, como redactora de textos publicitarios en Londres y como profesora en distintas escuelas norteamericanas en Europa y en Asia (Irán, China y Arabia Saudita). Protagonizadas por el comisario Brunetti, ha publicado, siempre en Seix Barral, las novelas Muerte en La Fenice (1992), que obtuvo el prestigioso Premio Suntory a la mejor novela de intriga, Muerte en un país extraño (1993), Vestido para la muerte(1994), Muerte y juicio (1995), Acqua alta(1996), Mientras dormían (1997), Nobleza obliga (1998), El peor remedio (1999),Amigos en las altas esferas (2000) —Premio CWA Macallan Silver Dagger—, Un mar de problemas (2001), Malas artes(2002), Justicia uniforme (2003), Pruebas falsas (2004), Piedras ensangrentadas(2005), Veneno de cristal (2006), Líbranos del bien (2007), La chica de sus sueños(2008), La otra cara de la verdad (2009),Cuestión de fe (2010), Testamento mortal(2011) y La palabra se hizo carne (2012). Es también autora del libro de ensayos Sin Brunetti (Seix Barral, 2006) y prologuista de la atípica guía Paseos por Venecia (Seix Barral, 2008). Sus libros, traducidos a veintiséis idiomas, incluido el chino, son un fenómeno de crítica y ventas en toda Europa y Estados Unidos. Desde 1981 reside en Venecia.


Sinopsis
Una tarde, el comisario Brunetti recibe la llamada desesperada de la directora de una biblioteca veneciana. Diversos libros antiguos de gran valor han desaparecido.  Los bibliotecarios sospechan del hombre que pidió consultar los volúmenes, un catedrático de la Universidad de Kansas. El único problema es que, después de comprobar sus credenciales, el profesor simplemente no existe. Brunetti empieza entonces a investigar entre los habituales de la biblioteca, y es así como conoce al exsacerdote Franchini, un lector apasionado de literatura cristiana antigua, o la condesa Morosini-Albani, una generosa mecenas. Cuando Franchini aparece asesinado, el caso toma un rumbo más siniestro y pronto Brunetti se encuentra sumergido en el sombrío mundo del mercado negro de libros antiguos.


Opinión

Los libros conducen algunas veces a la sabiduría, otras a la locura. 


Tras unas lecturas bastantes profundas, de esas que marcan y remueven, hoy traigo la reseña del nuevo libro de una de mis autoras favoritas, Donna Leon, que trae en esta ocasión la novela número 23 protagonizada por el comisario Brunetti.
En este caso el comisario va a verse envuelto en un caso de robo de libros y del desafortunado mercado negro de venta de libros robados. Un saqueo sistemático que se está produciendo actualmente, y al que apenas si se presta atención en los grandes titulares.
La autora se inspira en este caso, en un robo real de miles de libros antiguos de la biblioteca pública napolitana de Girolamini.

Mientras Brunetti está enredado con su rutina, pensando como siempre en su comisaría y en su amada Venecia, recibe la llamada desesperada de la directora de la biblioteca veneciana Merula, de la que se han llevado varios libros antiguos y páginas sueltas de ejemplares muy valiosos.
Tras la conversación con la dottoressa Fabbiani, inmediatamente las sospechas van a recaer sobre un dicharachero y extrovertido catedrático de la Universidad de Kansas Joseph Nickerson, que consultó algunos de esos volúmenes mientras estaba realizando una investigación. Además de este personaje, que en realidad no existe, habrá otro sospechoso, que es Tertuliano, un ex sacerdote apasionado lector de los Padres de la Iglesia.

Dado que algunos de los libros son donaciones privadas, Brunetti, tendrá que hablar con la condesa Morosini-Albani, mecenas de la biblioteca, y a la que él conoce debido a las relaciones con la aristocracia de sus suegros.
Cuando se produce el asesinato de uno de los sospechosos, el caso dará un giro sorprendente, en el que todos los personajes deberán ser recolocados.

Este caso va a hacer que el comisario, reviva momentos de su juventud de estudiante, en los cuales él tenía una avidez insaciable de conocimiento.
La autora nos va a llevar con su habitual ironía a un viaje a través de la idiosincrasia del ciudadano veneciano, e italiano, habituado a los chanchullos, marrullerías y saqueos varios.
Con la resolución del robo, nos vamos a sumergir en una realidad que está arrasando el  patrimonio cultural europeo, con la explosión de robos de obras de arte, manuscritos y libros en hogares, iglesias, bibliotecas y museos de todo el continente, y lo que es peor, casi nada conocida.

Con Brunetti y su particular familia, vamos a asistir a una reflexión sobre la cultura, el valor de los libros y la belleza, la dificultad de valorar un libro, o su contenido, el valor de los clásicos y la inmensidad de un patrimonio que se está expoliando, sin que el mundo sea realmente consciente.

Para mí ha sido nuevamente un placer trasladarme a Venecia, oler la primavera, saborear los espectaculares platos que prepara Paola, la esposa de Brunetti, achisparme un poco con los sorbos de prosecco. Me he enfadado profundamente con las autoridades italianas por permitir el atraque de grandes cruceros, que dañan aún más los cimientos de la ciudad. Y he recorrido los canales enfadándome con los miles de turistas que la ahogan, sintiéndome secretamente envidiosa por no poder visitarla, porque conocerla, ya la conozco gracias a esta autora.
Me he asombrado, o no, de que existan la misma carroñería política y pública que en España.

En fin que una vez más Donna Leon, ha estado a la altura y nos deja una maravillosa novela policiaca, al servicio de una crítica social descarnada.

Os lo recomiendo tanto si sois amantes del género, como si os acercáis a él por primera vez. No os defraudará, aprenderéis un montón de cosas.

Dejo una opinión de Tertuliano, padre de la Iglesia, sobre la mujer...no tiene desperdicio:

«Tú eres la puerta del diablo. Eres tú quien desata la maldición del árbol y la primera en dar la espalda a la ley divina. Eres la que lo convenció de que el diablo no era capaz de corromper.»



Saludos y nos vamos leyendo.

3 comentarios:

  1. No he leído nada de esta autora, lo tendré en cuenta, aunque estoy acumulando demasiado.....
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, acumulamos demasiadas lecturas, pero yo, de esta autora no paso ni una. Me encanta. Besos y gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Esta sí que la conocía. Es un referente en novela negra, de las que nunca falla. Buenísima reseña como siempre, Mari.

    ResponderEliminar

GRACIAS POR COMENTAR, LOS COMENTARIOS ME ANIMAN A SEGUIR Y SIRVEN PARA DEBATIR.