jueves, 13 de junio de 2019

MADERA DE SAVIA AZUL de José Luis Gil Soto




Título: Madera de savia azul

Autor: Jose Luis Gil Soto

Editorial: Ediciones B

Primera edición: Marzo de 2019

Nº de páginas: 637

ISBN: 9788466665353

Género: Ficción, fantasía.




Autor

José L. Gil Soto nacido en Oliva de la Frontera (Badajoz) en 1972, es Ingeniero Agrónomo, estudiante de Humanidades y novelista. Funcionario de carrera, ha ejercido su profesión en la Administración desempeñando diversos cargos de responsabilidad. Paralelamente, comenzó su carrera literaria con guiones promocionales y colaboraciones en revistas especializadas, hasta que en 2008 vio la luz su primera novela: La traición del Rey (Ed. Styria), que fue reeditada por la editorial Kailas en 2017, revisada y con la inclusión del contenido de una carta inédita de Manuel Godoy que perteneció durante generaciones a los descendientes del valido de Carlos IV.

Con su segunda obra, La colina de las piedras blancas, fue finalista de la II edición del premio Caja Granada de Novela Histórica, en 2010.
En 2015 regresó a las librerías con La dama de Saigón, una novela que ha tenido una magnífica acogida.
Vuelve a la mesa de novedades de las librerías con Madera de savia azul, una historia que nos transporta a una edad media legendaria para mezclarnos con personajes inolvidables que viven, cada uno desde su lugar, una bella historia de amor, sacrificio y superación. 

Sinopsis

El destino de un niño.
Erik tiene apenas cuatro años cuando pierde a su madre en el gran terremoto que destruye Waliria, la capital de Ariok. Su padre, el carpintero Bertrand de Lis, y Astrid, la humilde viuda de un herrero, no pueden imaginar que la catástrofe no solo cambiará sus vidas para siempre, sino que, sin quererlo, les hará dueños de secretos que nunca hubieran querido tener que guardar.

El viaje hacia un reino de leyenda.

Tras el desastre, y alentado por una profecía, el rey decide emprender con su pueblo un peligroso viaje hasta tierras del sur. Una gran caravana se pone en marcha. La esperanza, el miedo y la ambición viajan con ellos.

La búsqueda de un padre.

A Bertrand solo le queda su hijo, y su única preocupación es cuidarle, pero un hecho inesperado cambia el rumbo de sus vidas. Así, quien era solo un hombre bueno y sencillo, se convertirá en protagonista de una aventura épica, impulsada por el profundo amor a su hijo y su deseo de volver a reunirse con él.

Opinión

Algunas veces me daría de tortas por tener ciertos prejuicios y en este caso me daría una bien grande por haber hecho caso de un adjetivo, pero otras me daría besos por haber conseguido leer uno de mis mejores libros del año. Por partes, que puede parecer que estoy zumbada. Cuando vi esta novedad fui superficial porque me encantó la portada, y es que es preciosa, así que mi enamoramiento fue un flechacillo, porque cuando leí fantástica, me dije: niña, esto no es para ti, y es que mi época de fantástica ya pasó. Esa era la parte de las tortas. Luego empecé a leer muy buenas críticas y me entró el gusanillo de querer leerlo, así que cuando las jefas de #SoyYincanera hicieron el sorteo, me lancé, y tuve la suerte de que me tocase. Cuando vi el tamaño me dije, tienes tarea, porque como no te enganche verás. Afortunadamente mis diálogos internos son un poco extraños y suelen ser en voz baja, y me he podido decir a mí misma: ¿ves alma de cántaro como al final ha sido una gran lectura? Mi otro yo me soltó ya te lo dije, no falla.

Y ahora vamos al lío, porque es un pedazo de novela con muchas cosas por contar y muchas más que no quiero decir porque odio destripar, así que voy a coger una navaja, tranquilos, no está afilada, y andaré por su filo para convenceos de porqué tenéis que leerla.

Estamos en Ariok un reino ficticio que podría ser cualquiera de los reinos de la Edad Media, la capital Waliria acaba de sufrir un tremendo terremoto que la ha dejado medio destruida, mucha gente ha muerto, muchas familias han quedado destrozadas, las enfermedades y el hambre amenazan con hacer estragos. La ciudad ya tiene los bienes escasos así que el rey Magmalión se decide a emprender un viaje en busca de unas tierras fértiles, donde el clima es benigno y donde cree que podrán establecerse, son los Grandes Lagos. Para ello apenas cuenta con un mapa y los relatos de los antepasados que hablaban de la bonanza de aquellas tierras. Se organiza una emigración compuesta por una enorme caravana en la que están los más fuertes y capaces ordenados en grupos gremiales para que todos se ayuden y sean los nuevos habitantes de nueva Waliria.

Nuestro personaje principal Bertrand de Lis estaba con su hijo y su mujer Lizet cuando ocurrió el terremoto, ella ha muerto antes los ojos aterrorizados del pequeño Erik de tan solo cuatro años. No hay tiempo para llorar, no hay tiempo para enterrar, tienen que salir pronto a formar parte de la epopeya. Bertrand es un hombre bueno y querido y por tanto reclamado, no podrá estar siempre al lado de Erik. Una vecina suya Astrid, que también ha perdido a su marido y a su hija, le ayudará a cuidar a de él, mientras Bertrand echa una mano con quienes se retrasan, pelea y media en el reparto de víveres.

El camino es mucho más complicado de lo que parece, los recelos y la maldad que se encuentra escondida en los corazones pronto comienza a salir a la superficie; las órdenes del Rey no son cumplidas a rajatabla y comienza a haber bajas. La caravana se va rompiendo en pequeños grupos incluso antes de llegar a las montañas del Hades, una cordillera que supone uno de los mayores retos para todos, y hay que pasarlas antes de que lleguen las nieves.

De pronto ocurre lo que supone una de las peores pesadillas de un padre, la pérdida de su hijo entre la gente. Entre el tumulto y la niebla Bertrand pierde a Erik, el dolor es inmenso, la impotencia embota sus sentidos pero aún puede irle peor, y es que Bertrand es hecho prisionero por una tribu de salvajes que habita en el bosque. La distancia, si es que su hijo sigue en la caravana, se hace cada vez mayor.
Astrid también ha perdido de vista a sus compañeros, no sabe nada de lo que ha ocurrido con Bertrand y Erik, seguirá con la caravana y el azar la llevará cerca de la corte imperial. 

Hasta ahora el rey Magmalión era querido y respetado, pero como consecuencia de un nuevo accidente al cruzar las montañas en el que hay numerosas bajas, está herido y se plantea su sucesión. Él no está casado ni tiene hijos, las luchas de poder entre los miembros del consejo comienzan a sucederse, la sobrina del rey y su hijo que es aún demasiado pequeño son los herederos naturales, debe haber una boda con carácter perentorio para garantizar el linaje. La falta total de escrúpulos de algunos y la serenidad y la sabiduría de otros se apreciará día a día y conforme se van tomando las decisiones. El viejo rey ve como todo lo que construyó con mesura e inteligencia se tambalea.

El viaje se hace cada vez más largo y nuestros personajes van teniendo todo tipo de aventuras y avatares. Caen a los infiernos y resurgen, luchan y sienten, amor, odio, miedos y a pesar de ello, valentía es lo que vamos a encontrar, pero ojo que también nos vamos a topar con gente mala y miserable, Gabiok y su hijo Barthazar qué queréis que os diga, los he odiado a muerte, son esos villanos que se crean y que están hechos para que la repugnancia que provocan se instale en nuestros estómagos.

Bertrand es un héroe de los de abajo, de los del día a día de los que van por la vida luchando sin perder de vista su objetivo que en este caso es encontrar con vida a su hijo, pasará por buenos y malos momentos, se desarrollará como persona y como profesional, aprendiendo una nueva de forma de construir que aplicará como artesano en la nueva Waliria. Y Astrid será esa mujer que sufre, que da todo por una personita a la que quiere y que nos hará pensar en la difícil decisión que cae sobre sus hombros, el secreto que se ve obligada a esconder y todo lo que ello conlleva.

En definitiva, tenemos una gran novela de fantasía que solo lo es quizá de nombre porque los lugares que narra no existen, pero sí que existe todo lo demás, los estamentos, las luchas de poder, las pasiones y las perversiones, la enfermedad, la entereza, el miedo, la lealtad y la muerte, además está tan bien narrado que una vez que lo comienzas no puedes parar de leer. Son muchos los personajes, muchas las historias que se entrecruzan y que te dejan sin aliento porque el autor sabe jugar con el lector y no da tregua. Con un prólogo y un epílogo que me ha hecho llorar, tiene cinco grandes partes en la que todo está impregnado del olor a la madera, al polvo y el sonido de la gubia con la que trabaja el protagonista. Olores, sonidos y colores que han sido perfectamente descritos y que han logrado que este sea uno de los libros que más me han gustado este año.

Como creo que ya es evidente lo mucho que me ha gustado, no puedo dejar de deciros que fuera prejuicios, leedlo y os encontraréis con un pedazo de novela con unos personajes que se mantendrán en vuestra mente y en vuestro corazón. Una gozada.

“Pensó con amargura que los amores nunca son exactamente recíprocos, porque las balanzas del amor siempre estuvieron rotas…”

“La peor de las guerras es la que se libra entre las gentes del mismo reino”
“Es la enseñanza de toda una larga vida: nada vale más que la paz que proporciona la justicia. Vivid por vuestros ideales y jamás matéis por ellos”.

“Pero juzguen los hombres los designios de los hombres, y los dioses los de los dioses, y que nadie ose dictar sentencia desde la cómoda suavidad de su sillón”

Saludos y nos vamos leyendo.




miércoles, 5 de junio de 2019

EL ESPÍRITU DE LA MARIPOSA de María Luisa Martín Horga




Título: El espíritu de la mariposa

Autora: María Luisa Martín Horga

Editorial: Círculo Rojo

Colección: Novela

Nº de páginas: 146

ISBN: 978-84-1317-471-6

Género: Narrativa, novela.




Autora

María Luisa Martín Horga (Santander, 1964) es doctora por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, licenciada en Derecho por la Universidad de Cantabria y titulada en Ballet por la Escuela Superior de Arte Dramático y Danza de Málaga. Maestra de ballet y coreógrafa, ha colaborado con diferentes revistas culturales y escribe críticas de danza en El Diario Montañés.
Una puerta al sur (2013) y Asesinando a Henry, civilizadamente (2017) le otorgan el favor de los lectores por su estilo ágil y ameno, pero a la vez profundo y reivindicativo.
En El espíritu de la mariposa plantea una emotiva reflexión sobre la fragilidad y la fuerza de la vida, su recaudación se destinará a financiar proyectos de investigación del IDIVAL
Vive en Santander, donde escribe y dirige Danzasantander, su propia Escuela de Danza.

Sinopsis

La madre de Susana se ha convertido en un ángel.
María lleva años soñando con un regalo que ha de caer del cielo.
Ambas saben que solo cerrando los ojos se puede ver más allá.
De la autora de Una puerta al sur y Asesinando a Henry, civilizadamente, llega esta conmovedora historia de amor infinito, capaz de superar la distancia que impone la muerte.
El espíritu de la mariposa es una auténtica caricia para el corazón del lector.
Porque la imaginación y la literatura, con su magia, pueden salvarnos de la vida.


Opinión

Creo que el libro que traigo hoy es de los que más me va a costar reseñar, porque su lectura ha coincidido en el tiempo con un suceso que ha caído como una bomba en nuestra vida de la misma forma en el que ocurre en la vida de la protagonista.

No creo que destripe nada si digo la primera frase de la novela, esa que ves con solo hojear y que desde que la lees un puñal se te clava en el estómago. “Hola, creo que acabo de morir”. Es una putada, la protagonista se nos muere en la primera página o al menos es lo que ella cree, estaba esperando el ascensor y adiós, nadie ha podido hacer nada por ella, aún impactada ve lo que están haciendo con su cuerpo y le pasan por su cabeza las cuestiones de logística más urgentes que se le van a quedar sin hacer. Se ha ido. Aquí se quedan su familia, sus hijos y su marido rotos por ese dolor que no tiene consuelo, porque cuando una muerte es inesperada cuesta más hacerse a ella, y si encima es de una persona joven y con hijos pequeños, aún duele más.

Cómo se les dice a unos padres que han perdido a su hija antes de tiempo; cómo le dices a unos hijos que de repente se han quedado solos, en un instante. Cada uno de ellos lo va a gestionar de una manera, unos lo harán con rabia, con desesperación, otros buscarán consuelo y la más pequeña de la casa será la que lo conseguirá más fácilmente, a su modo, porque en su inocencia e imaginación se dará cuenta de que su madre ya no está físicamente, pero siempre estará a su lado, besando su pelo, acariciándola con la brisa. No es algo fácil de asumir.

Pero nuestra protagonista y su familia son generosos y en medio de ese dolor son capaces de reaccionar y donar sus órganos. Un paso tan delicado que a la vez es tan grande, porque es el único que da sentido a la muerte de ese ser querido, pensar que hay partes de ella vivirán en otras personas que prácticamente están desahuciadas, es existir más allá de su desaparición. Lo que es muerte para unos es una puerta abierta para otros, una nueva oportunidad.

La esperanza que se insufla en cada aleteo de esa mariposa que se ha ido es la nueva existencia de otras personas, un folio en blanco por escribir.

La vida sigue para todos los que la querían, con mucho dolor, con negación, con aceptación, e incluso con hipocresía, y nosotros los acompañaremos en cada uno de los pasos de su nuevo camino, en los pequeños y los grandes triunfos, en cada uno de esos momentos en los que ella debería haber estado presente. No se está físicamente, pero sí con su alma y con su fuerza de ánimo, achuchando, empujando para que todos puedan seguir adelante.

La autora ha querido hacer un canto a la esperanza, a la fuerza de espíritu a eso que a pesar de toda la pena, te hace levantarte y seguir viviendo.

No hay ni una palabra de más, tampoco de menos, es un libro sencillo y animoso, crítico con la hipocresía y el morbo, pero sobre todo esperanzador, en el que nos enseña que la generosidad en la muerte da vida y esa vida es nueva y limpia para aquellos afortunados que pueden seguir adelante gracias a las donaciones.

“La muerte se presenta sin ser invitada y es tan soberbia que exige ser recibida por quien no la espera”

“Apenas había llorado su pérdida. Y el llanto no vertido, ahoga.”


In memoriam

Como comentaba al principio ha sido muy duro de leer, y aún más de contar, porque justo cuando lo estaba terminando se nos fue una gran amiga, madre y esposa, de repente, sin avisar. Para eso no está preparado nadie y las muchas similitudes con el libro me dejaron bastante en shock. Si lo leéis podréis comprobarlo.

Se fue nuestra Susana Palacios Vinagre de repente, una amiga maravillosa, que siempre estaba ahí con su sonrisa, con sus ganas de vivir y de seguir bailando. Una mujer que tenía un gran corazón, un coraje que la hacía levantarse una y otra vez por los suyos, y que ha dejado una familia rota, unos amigos desolados. Hemos sido muchos los que estamos tratando de asumir su pérdida, los que estamos aún perdidos entre sus recuerdos.
Ella seguirá ahí a nuestro lado con su suave aleteo ayudando a su hija y a su marido a seguir adelante, aunque cueste, aunque duela, porque hay que mirar al frente, secarse las lágrimas y hacerlo por ella, porque es lo que ella hubiera querido.



Desde aquí mi humilde homenaje al que tanto me ha costado poner palabras.

Susana, te querremos siempre princesa.


jueves, 23 de mayo de 2019

EL SUEÑO DE LA CRISÁLIDA de Vanessa Monfort






Título: El sueño de la crisálida 

Autora: Vanessa Monfort

Editorial: PLAZA & JANES

Primera edición: 7 de marzo de 2019

Nº de páginas: 560 (físico).

ISBN: 978-8401021060

Género: Narrativa



Autora

Vanessa Montfort (Barcelona, 1975) es novelista y dramaturga, y está considerada una de las voces más destacadas e internacionales de la reciente literatura. Es licenciada en Ciencias de la Información y cuenta con una docena de obras teatrales y cuatro novelas —tres de ellas premiadas—, que van desde el thriller a la novela histórica: El Ingrediente Secreto (Premio Ateneo Joven de Sevilla 2006), Mitología de Nueva York (Premio Ateneo de Sevilla, 2010) y La leyenda de la isla sin voz (Plaza y Janés en 2014. Premio Ciudad de Zaragoza. “Mejor novela histórica publicada en 2014”), un éxito de crítica editado ya en varios países y Mujeres que compran flores (Plaza y Janés, 2016).


Sinopsis

Patricia es una periodista a la que una grave crisis de ansiedad le obliga a replantearse su vertiginosa vida profesional, que ha afectado a la relación con su familia, amigos y pareja. En ese momento conoce en un avión a Greta, una misteriosa mujer con un pasado oculto. Gracias al apasionante relato de Greta, que tuvo que rebelarse contra una sociedad que la rechazaba, Patricia descubrirá que en este mundo inseguro lo único que puede salvarte es creer en ti misma.

Con una historia apasionante y esperanzadora que combina emoción, intriga y actualidad, El sueño de la crisálida es la crónica de la mujer de hoy en día, de los retos a los que se enfrenta como profesional, hija, madre, amante y amiga. Un retrato veraz y necesario sobre la sociedad del siglo XXI, que, debido a la prisa, el consumismo, las adicciones digitales y la autoexigencia, nos ha convertido en esclavos de lo urgente para hacernos olvidar lo importante.

Opinión

El libro que hoy traigo ha sido un producto del azar y es que no era el que yo quería leer, en la aplicación realmente mala de Edición anticipada para móvil, una pesadilla que espero mejoren. Participé en una encuesta para valorarla e iba a escoger otro, pero mi dedazo se movió en la pantalla y fue este el que apareció en mi dispositivo. Estaba predestinado, me alegro muchísimo de haberme equivocado, me he dado de bruces con un libro precioso en el que se disecciona la cruda realidad y se nos muestra que el cambio que se puede producir en las personas hasta conseguir la felicidad.

Tenemos a nuestras protagonistas a bordo de un avión. Patricia vuelve a su casa en España tras sufrir en Nueva York un ataque de ansiedad bastante importante por el ritmo de vida tan estresante que lleva. Dejó el periodismo, sabremos el porqué más adelante, y ahora trabaja para una agencia de publicidad que la esclaviza a ella y a su equipo. Por el otro lado está Greta una ex monja que ha sido expulsada de su orden y con un tremendo shock no sabe cómo comenzar una nueva vida. Con la confianza que da el ser desconocidas y tener un largo viaje por delante conectarán y harán un trato. Greta va a contarle su vida, su oscuro pasado, lo que le ha ocurrido hasta su expulsión.

Patricia ve como su instinto periodista emerge y no es para menos, ya que la historia de su compañera de vuelo es tremenda y esconde un caso espeluznante de acoso y maltrato silenciado durante años. El plazo para contar toda la historia y decidir qué se hace con el material salido de las confesiones de la monja es de un año. Y en ese año van a suceder muchas cosas, las dos pasarán por un largo proceso de duelo, de reflexión y de renacimiento. Las seguiremos en ese camino en las tres partes que se divide la novela, al igual que las fases de crecimiento de una crisálida.

Greta va desgranando su historia, cómo se salvó de un tsunami, las relaciones con sus padres y con su hermano Juan. Su ingreso y cómo es la orden, donde nada es lo que parece, donde encuentra gente a la que admirar, pero demasiada gente que se hace de odiar. Su fondo es bueno, pero le pierde su rebeldía, el no ajustarse a las normas, la hipocresía de aquellas que rezan y rezan, pero hacen todo lo contrario a lo que predican. Sufrirá un acoso sexual que se silenciará y a ella la mandarán de un lado a otro, de un  convento a otro, utilizándola cuando les conviene, mandándola al psiquiatra para que la reforme y cuando no lo consigan, se pasarán las leyes por el forro. Conocerá el amor, lo perderá, sabrá lo que es tener las mejores amigas y también las peores enemigas, luchará hasta la extenuación por aprender y enseñar a los que no poseen, y será pisoteada una y otra vez siendo objeto de envidia e injurias. Bajará a los infiernos de una depresión y perderá la fe en un Dios al que adoran y al que se encomiendan para someterla.

Patricia por su parte también recorrerá su propio camino, irá asistiendo atónita a lo que su amiga le cuenta, buscará información para ayudarla en una cruzada en la que lo único que se busca es dar voz a todo aquello que se ha silenciado. Retornará a sus orígenes de periodista e intentará encontrar lo que queda de sí misma. Leandro, su mejor amigo la llevará a las clases de meditación de la que ella llamará su maestra jedi, y allí encontrará a más gente perdida en un grupo heterogéneo en el que sufrirán el más tremendo de los shocks. Poco a poco ella irá transformándose y sus alas comenzarán a vislumbrarse. Será ella las que nos cuente todo lo que ocurre en primera persona.

Las dos historias son apasionantes, la de Greta, basada en una historia real, nos hará estremecernos más de una vez, la de Patricia quizá menos catártica pero igualmente apasionante me han dado la vuelta más de una vez. Me han hecho replantearme muchas cosas y me han mostrado un camino que está ahí delante, aunque en muchas ocasiones no lo sepa ver.

No puedo olvidarme de todos esos secundarios que son pilares de la novela, Leandro, Gabriel, la maestra jedi, Serena, La Rata, el aita, que creo que debéis conocer de propia mano.

Me ha comido la rabia en la historia de la religiosa por los malos tratos psicólogicos que ha sufrido, ese acoso continuo, la hipocresía de la iglesia en la que viven muchas de las órdenes religiosas, donde se limitan a rezar y rezar cumpliendo horarios estipulados en habitaciones dotadas de aire acondicionado mientras la miseria se amontona a sus puertas; limpiando sobre limpio mientras la gente no tiene agua para beber; por la maldad de aquellos que se creen representantes de un dios que no les dio esas enseñanzas y que ellos han adecuado a conveniencia; por no cumplir las leyes terrenales escudándose en unas actuaciones sectarias.

Me ha resultado muy interesante, además, la crítica hacia la sociedad actual en la que todo es postureo, información, prisas, falta de empatía y soledad.

He anotado montones de frases para reflexionar, me he indignado, he llorado y he sonreído ante una novela que no esperaba y que me gustaría volver a releer en otro formato que le dé una dimensión adecuada para disfrutarla plenamente.

En conclusión, un libro bien escrito, bien hilvanado con unas historias apasionantes y con un increíble mensaje de esperanza y que nos ayudará a mirar dentro de nosotros mismos para ayudarnos a valorar más nuestra vida y nuestras opciones. Muy recomendable.

“A veces a la vida hay que ayudarla un poquito a terminarse”.

“Estés sola o acompañada, al final no hay nadie que pueda convencerte de vivir. En los momentos críticos hay que reducirlo a lo sencillo: o escoges los cinco euros o el abismo. A veces las decisiones más importantes son así de simples y no hay escala de grises: la vida o la muerte. Suicidarse o suividarse”.

“Y es que vivir aterrorizados por si algo sale mal te convierte en un incapacitado para disfrutar el durante”.

“Una mente poco trabajada siempre busca culpables en los demás”.

Saludos y a seguir leyendo.

domingo, 12 de mayo de 2019

UN NIÑO EN LA LUNA de Fran González Amorós





Título: Un niño en la Luna

Autor: Fran González Amorós

Editorial: Círculo Rojo, S.L.

Primera edición: marzo 2019

Nº Páginas: 500

ISBN: 9788413176932

Género: Fantasía, juvenil.





Autor

J. Fran González Amorós (Rojales, Alicante). Publicó su primera novela juvenil Madre Naturaleza (La aventura ecológica) en 1996. Ha quedado dos veces finalista del Premio Gloria Fuertes, en 1997 con Cuerpo, corazón y alma, y en 2010 con Hechizo Navideño.
En 2014 gana el XV Certamen Literario Ciudad de Melilla con El viaje de Simón. En 2015 publica el thriller psicológico Donde habitan las sombras.

En 2016 publica la novela de género fantástico Fantasía de invierno, consiguiendo el Premio Círculo Rojo a Mejor Libro Ilustrado de 2017. En este libro nace Mendrito, un personaje entrañable que ya forma parte de ese mundo de fantasía de los cuentos clásicos.
Un niño en la Luna es su último trabajo.


Sinopsis

Esta es la historia de Armstrong, un niño con el don de la imaginación, o lo que otros llamarían un trastorno mental. También es la historia de una guerra interminable que Amstrong cubrirá con un disfraz. Él nos narrará y nos guiará a través de sus ojos azules por mundos reales e imaginarios… Nos presentará a su mentor, a Johnny, un hippie de mediados de los 70, el amigo que le enseñará a descubrir otros mundos y a decir NO a las guerras… En ese camino conoceremos la Luz, su compañera de aventuras, al abuelo Gabriel, creador de cometas que vuelan; a Marut, el niño domador de leones; a Ariana, la artista que le enseñará a domar sus sueños… Pero también tropezaremos con la maldad, con el sanguinario Lobo y con esos seres siniestros que hacen que las guerras se repitan a lo largo de la historia en oscuras tormentas…

Opinión

Conocí a Fran en su libro más duro y oscuro, Donde habitan las sombras, fue una de esas lecturas que te marcan. Se fue a un mundo mucho más dulce con su Fantasía de Invierno con el que ha cosechado numerosos éxitos. Ahora con su nueva novela me reencuentro con su escritura.
En este caso cambia el tercio de nuevo acercándose a otro público un poco más mayor.

Amstrong es un niño especial, es el hijo único de una pareja que tiene una panadería, con la dureza de horarios que tiene este trabajo. Su madre se niega a que su hijo siga los mismos pasos que la familia paterna, su padre lo plantea como su futuro dadas las especiales características del niño. Y es que el pequeño tiene una gran imaginación con la que transforma su mundo baldío en un lugar lleno de aventuras. Vive en su sueño de pisar la luna a la que ha convertido en su cómplice, la que es su referente, su guía, su centinela.

Sus fantasías son alentadas por sus padres al principio; no les importa que su hijo sea un niño tan imaginativo, pero llegará un momento en el que, sobre todo la madre, anhelarán que su hijo vaya poniendo los pies en el suelo, incluso dudarán de su capacidad mental.

La madre es con la que tiene el vínculo más fuerte, su padre trabaja de noche y sus días se reflejan en un, no hagas ruido que tu padre está durmiendo. Así ese gran abrazo que los dos se quieren dar, se va postergando día a día, al igual que la gran pregunta que ronda siempre la cabeza de Amstrong, y es que todo el mundo sabe que su padre es un gran héroe, pero todos consideran que debe ser su propio padre el que le cuente por qué.

Mientras tanto Amstrong conocerá a personajes que le ayudarán a crecer, a ir marcando etapas, escalando edades, como Johnny un hippie setentero que lo enseñará a soplar estrellas en cada cumpleaños y con el que comparte momentos y enseñanzas en la casa de la playa. Él será el que ponga la banda sonora de su vida a base de discos escuchados una y otra vez.

El almacén de la panadería es ese espacio que nuestro protagonista llena con sus inventos, provocando la mayor parte de las veces el enfado de su madre y la silenciosa aceptación del padre.
Por el mundo de Amstrong pasarán dejando huella Manut, el niño domador de leones que busca a su león perdido y lo enseñará a controlar sus miedos; Luz y su abuela nuevos habitantes de la casa de la playa con quienes tendrá una conexión especial e incluso flotará el primer amor en el aire. Ariana la profesora de pintura le dará un batacazo cuando por primera vez le haga ver que lo que él imagina no es más que un espejismo que esconde la más cruda realidad.

No todo es maravilloso en la vida de Amstrong, la escuela se convierte en un tormento porque nadie lo comprende, su profesora, la Morsa, lo traerá una y otra vez de regreso a la tierra, y Lobo un niño cruel que le hará sufrir el doloroso acoso y que aun después de que desaparezca habrá dejado su miedo calando en su memoria y moldeando su personalidad.

Y pronto tendrá que hacer frente a la cruda realidad que supone la entrada de la guerra en su mundo, por más que intente escapar.

Escrito en primera persona vamos a ir siguiendo los pensamientos del protagonista, es un soñador, o quizá un loco, pero él es feliz y en sus sueños encuentra la fuerza para seguir adelante, con su lenguaje tierno y sencillo intenta trasladarnos a ese universo particular en el que vive, en el que la guerra no lo afecta, y el paisaje es lo de menos, porque solo él es capaz de modificarlo a su antojo, saltando por el camino de baldosas multicolores y escuchando la banda sonora de los setenta y ochenta. Llegará un momento en el que no sabremos qué es realidad y qué es sueño en su vida.
Como punto negativo, que quizá le hace falta un pulido para eliminar las erratas que deberían haber sido eliminadas antes de su impresión.

En conclusión nos encontramos con una novela en la que se juega con la imaginación y la realidad, desbordante de sentimientos en la que se muestra cómo un chiquillo es capaz de transformar su paisaje y su mundo para sobrevivir en un lugar inhóspito; una apuesta arriesgada en la que el autor con una peculiar forma narrativa nos muestra un mensaje de alegría y positivismo. Seguro que al público que está dirigido lo disfrutará mucho.

“Escucha atentamente, Amstrong. A lo largo de tu vida, tropezarás con muchas personas malvadas que querrán destrozar tus sueños. No les hagas caso, sé quién quieras ser y no cambies nunca. Aunque te hagas mayor y te salgan arrugas, no dejes nunca de soñar y descubrir mundos fantásticos”

“Así es el miedo, primero nos alimenta de pánico y luego nos come sin compasiones…”

Saludos y nos vamos leyendo.

martes, 7 de mayo de 2019

423 COLORES de Juan Gallardo y Rafael Avendaño




Título: 423 colores

Autores: Juan Gallardo y Rafael Avedaño

Editorial: Versátil

Primera edición: noviembre 2018

Nº Páginas: 336

ISBN: 978-8417451240

Género: Narrativa




Autores
Los autores Juan Gallardo y Rafael Avendaño son amigos de toda la vida. Han compartido juegos de infancia, complicidades y lecturas, incluso tocaron juntos en un grupo de rock alternativo… pero lo que mejor hacen es escribir a cuatro manos.

Rafael Avendaño (Almería, 1973) es ingeniero diseñador de redes de fibra óptica y autor en solitario de las novelas La decisión (Ficcionbooks, 2012) y Los Eternos (Grupo Ajec, 2011).
Juan Gallardo (Almería, 1973) es profesor de secundaria en Houston, TX. Antes de colaborar con Rafael, su bagaje narrativo estuvo centrado en la crítica musical y en la divulgación de materiales pedagógicos para profesores en EEUU.
Han publicado Todo lo que nunca hiciste por mí (Grupo Planeta, 2014), Las flores de otro mundo (Grupo Planeta, 2016), El prisionero (Grupo Planeta, 2016) y El último viaje de Tisbea (Versátil, 2017).
En noviembre de 2018 publican 423 colores una novela ambientada en la guerra de Siria que mezcla con maestría la realidad y la fantasía.
Foto: editorial

Sinopsis

En la Siria de 2011 la vida se desarrolla con toda la intensidad, la pujanza y el colorido de unos ciudadanos esperanzados en su futuro. Ghada, la protagonista de esta historia, tiene apenas ocho años y es ciega de nacimiento. Una noche, su padre la despierta con urgencia; tienen que ponerse a salvo porque un feroz dragón sobrevuela los tejados de la ciudad.

Narrada desde el rebosante universo sensorial de Ghada, que intenta comprender el mundo sin entender lo que es la luz ni el color ni los peligros que la rodean, 423 Colores es la conmovedora historia de un padre para proteger a su hija de una de las guerras más cruentas y tenebrosas de la era moderna, un tour de force de la imaginación para transformar una huida del horror en una emocionante aventura.

Opinión

Las casualidades de mi mundo lector han hecho que en unas semanas y sin proponérmelo he estado leyendo sobre la guerra y los niños, y en concreto dos han sido sobre la guerra que está asolando un país, Siria, que está haciendo que la gente huya desesperada del horror para ir a caer en otro horror, las aguas del Mediterráneo que se están cobrando muchas vidas, y el papel de los países que no les dan acogida.

Esta novela ha formado parte de una lectura conjunta del grupo #SoyYincanera a quien le doy las gracias por el sorteo en el que la gané, y a la editorial por ofrecer los ejemplares.

Ghada es una chiquilla de apenas ocho años que vive en Alepo. Su paso, tras un parto complicado, por la incubadora hizo que se quedara ciega. Aunque ella no se considera como tal, ya que no ve con sus ojos, pero es capaz de ver con su olfato y su oído. No mucho después su madre fallece y queda sola al cuidado de su padre Khaled. Un hombre triste por las circunstancias, con un buen trabajo en un banco que le permite tener una vida acomodada, y que vive por y para su hija. Un alma limpia.

A Ghada no le hace mucha gracia la escuela porque se siente diferente, porque la ven distinta; le gusta leer y quiere ser escritora cuando sea mayor, una de sus profesoras la alentará en ese camino y ella con su punzón y su regla comenzará a escribir su diario. Nos narrará en primera persona lo que va sintiendo, lo que le va ocurriendo, así como los recuerdos que vienen a su mente.

Nos contará cómo conoció a Ahmed un viejo amigo de su padre que es perfumero, buscando el perdido aroma de su madre. Allí en la perfumería por primera vez ella se sentirá útil y dichosa en ese mundo lleno de olores que la llevan lejos gracias a su imaginación. Pronto se convertirá en rutina al salir de clase ir a su taller a aprender el oficio junto con Adnan el nieto huérfano de Ahmed. Pronto los dos chiquillos se harán inseparables, él le contará lo que hay en los libros, lo que hay en el ordenador, le intentará explicar todas aquellas cosas que están fuera de su alcance.

Cuando Ghada nos habla nos dice cómo ve ella cada uno de los colores, cómo lo imagina, cómo lo huele, y así nos va a ir llevando de su mano al pasado para explicarnos cómo se siente cuando recuerda a los personajes o las cosas que le han ocurrido, y al presente de forma alternativa y muy ágil.

Por su parte su padre Khaled le va a escribir a su hija una serie de cartas en las que le cuenta la decisión que tomó de crear un mundo nuevo para protegerla de lo que ocurría en realidad en su vida diaria. En ellas le cuenta que ha decidido ocultarle lo horrorosa que es la guerra y que ha inventado un juego, una aventura en la que los malos son los temidos dragones que escupen fuego, también los acechan brujas y hechiceros, esos de los que hay que esconderse; lugares prohibidos a los que no debe acercarse porque se realizan embrujos, la única forma que tiene de ponerle fronteras en una ciudad en ruinas.

Cuando la situación se torna insostenible le dirá que van a iniciar una gran gesta, un viaje con rumbo a Berlín, donde se encuentra una flor mágica que sólo vive allí y que será la que los ayudará a ahuyentar esos temibles dragones. Y como toda aventura no se trata de un viaje de placer, se tratará de pruebas que deberán ir pasando con dificultad hasta lograr su objetivo. Tendrán que cruzar esas fronteras que ella no distingue en los mapas y Adnan no sabe explicarle el porqué de la existencia de esas rayas arbitrarias que separan los países.
Y ahí están en medio del mar, en el silencio de la noche, rezando para que no los descubran, completando una de las más difíciles pruebas que les toca jugar.

De esta forma tan original vamos a adentrarnos en unas páginas que no olvidaremos. 

Por un lado, se nos muestra un relato lleno de luz, de inocencia, de texturas y aromas que harán que tengamos que pararnos, cerrar los ojos e intentar comprender la gran fuerza de esa niña que no tiene miedo, que ha aprendido a sortear los obstáculos en su día a día, sus sueños, su imaginación, la ternura que nos impregna cuando se ve capaz de todo si su padre está a su lado, su forma de imaginar las cosas según el relato que él ha construido para ella.

Por el otro vamos a adentrarnos en la cotidianeidad de una gran ciudad como es Alepo, llena de ruido y belleza. De la mano de Khaled conoceremos su trabajo, su vida, la irrupción de la Primavera Árabe en Siria, la emoción de conseguir una vida mejor con unas manifestaciones pacíficas, llenas de alegría y de aires de libertad. La bofetada de realidad que supuso la puesta en marcha del ejército contra su propio pueblo, las primeras víctimas. La guerra de informaciones a través de las redes sociales. El nacimiento de la resistencia, el odio hacia los que están en ella porque su existencia y su localización ha puesto en peligro la vida de miles de civiles. Ya no se trata de ideales ni de la lucha por ellos, se trata del hambre, el miedo, los bombardeos día y noche, la utilización de gases químicos. La cárcel y las torturas y la esperanza muerta de que el resto del mundo sea capaz de mirar hacia ellos. La ausencia de ayuda, la falta de comprensión, el abandono.

El horror de una vida que no lo es porque cada minuto y cada instante están respirando el miedo, lo llevan incrustado en la piel. La impotencia y la decisión de dejar todo atrás, tu vida, tu casa, tu historia para huir hacia lo desconocido, intentando sacar esperanza de debajo de las piedras. La crueldad del tráfico de personas, de la maldad del ser humano capaz de hacer las mayores atrocidades, y algunas veces como la hierba que asoma entre las baldosas, de la mayor generosidad y altruismo.

Es imposible no recomendar este libro, son tantos los motivos que temo quedarme corta. Para qué os voy a mentir, he disfrutado mucho de su lectura, pero también he llorado mucho, de pena y de impotencia, las lágrimas se me escapaban sobre todo al final.

Aun así, no os quedéis en lo tremendo de la guerra. Quedaos con la ternura e inocencia que tiene Ghada, ese mundo maravilloso que construye para ella su padre. La sonrisa que nos causa cada uno de sus pensamientos, de sus travesuras. El amor fraternal que le inspira Adnan, la protección que él ejerce sobre ella, el cariño, la solidaridad entre iguales. La luz. Hay montones de párrafos llenos de sensatez y de belleza que debéis descubrir.

Lo que sí os digo, una vez que lo leáis no seréis los mismos. No podréis mirar hacia otro lado ante lo que está ocurriendo más allá de nuestras fronteras y cuando veáis un color intentaréis describírselo a Ghada. Apreciaréis los sonidos y los olores de otra manera.
Creo que es un libro adecuado para leer en los institutos y muchos deberían leer, para mí quedará como un referente.
Leedlo, no os vais a arrepentir.

"Sufro por lo ocurrido y también por lo que no ocurrió"

"Cuando duermo soy feliz. Me gusta la ignorancia que acompaña a la inconsciencia  del sueño"

Saludos y nos vamos leyendo.