sábado, 11 de enero de 2020

TE VERÉ BAJO EL HIELO de Robert Bryndza




Título: Te veré bajo el hielo

Título Original: The Girl in the Ice, 2016

Autor: Robert Bryndza

Traducción: Santiago del Rey

Editorial: Roca Editorial

Primera edición: marzo 2017

Serie: Erika Foster 1

ISBN: 9788416700530

Género: Thriller, negra

Autor

Robert Bryndza nació en Reino Unido en 1979. Es el autor del éxito de ventas internacional “Te veré bajo el hielo”, lo que ha supuesto un éxito de ventas de Wall Street Journal en EE.UU. Hoy en día es el primero de la nueva serie detective Erika Foster. El segundo libro de la serie “The Night Stalker”, es un éxito de ventas al igual que el primero, y el tercer libro, “Dark Water” acaba de ser publicado.

Los libros de Robert han vendido más de un millón de copias y han sido traducidos a 21 idiomas. Además de escribir novela negra, Robert ha publicado una serie de novelas superventas de comedia romántica. Aunque es británico en la actualidad vive en Eslovaquia con su marido eslovaco Ján.

Sinopsis

El cuerpo de una mujer aparece bajo las aguas heladas en un parque al sur de Londres. La inspectora jefe Erika Foster será la encargada de dirigir la investigación del asesinato. La víctima es una joven hermosa, perteneciente a una de las familias más influyentes de la ciudad, por lo que la investigación será complicada y estará llena de trabas, al ser el padre de familia el que dicte cómo debe llevarse el caso. Sin embargo, cuando las similitudes de otros asesinatos no resueltos salen a la luz, se dan cuenta de que se trata de un asesino en serie que campa a sus anchas en Londres.

A partir de ese momento comienza una persecución sin tregua para atrapar al asesino antes de que ataque de nuevo.


Opinión

La novela que traigo hoy tenía ganas de leerla, es de esas que llaman la atención por la portada, la sinopsis me atrajo también. No puedo negar que también tenía curiosidad por cómo un autor de comedia romántica se desenvolvía en el género del thriller policiaco. La verdad, no me ha decepcionado.

Vamos a enterarnos pronto, en las primeras páginas de que una chica, Andrea Douglas-Brown, ha sido asesinada por alguien conocido. El cuerpo será encontrado por un chico que no tiene muchas ganas de trabajar, en un día complicado de nieve y temporal. Está bajo el hielo de un lago en el sur de Londres.
Al frente de la investigación va a estar la inspectora Erika Foster, recién incorporada tras una baja de la que aún no se ha recuperado, ya que tuvo unos efectos devastadores sobre ella.

En su nueva comisaría va a encontrar filias y fobias por parte de sus compañeros. Algunos piensan que es una estirada y otros van a echarle un capote, como serán Moss y Peterson.  El problema va a comenzar cuando una vez identificada la chica, hay que darle la noticia a la familia, y es que se trata de una familia de la aristocracia, con un padre Sir Simon Douglas-Brown que se cree por encima de todo y que presionará a todo el mundo para que dejen en paz a su familia, una madre que se deja llevar y unos hermanos que no pueden ser más distintos, sobre todo, Linda.

La inspectora va a tener que asumir que no se lo van a poder nada fácil. Sus superiores no pueden ser más ineptos y lameculos, y la prensa va a seguirla atentamente. Pronto verán que la dulce Andrea, que estaba a punto de casarse, no era tal y como la conocían. Además, puede que no sea un asesinato aislado y haya más víctimas, aunque no de la misma clase social.

El trasfondo y sobre lo que pivota la novela es sobre la prostitución, la esclavitud sexual, la enorme brecha entre clases sociales y la acerada y acertada crítica sobre los medios de comunicación, su amarillismo y su ansiedad por los detalles más morbosos. Los medios, las mentiras, la manipulación van a estar al orden del día.

Es un libro entretenido, bastante dinámico, que con un lenguaje ágil hace que se lea fácilmente, los giros de guion son coherentes y el final bastante sorprendente.

Y ahora es cuando vienen mis peros, que no son a la novela en particular, sino hacia los clichés que se van repìtiendo ya de forma habitual, para los que somos lectores de este género: inspectores atormentados por casos anteriores, jefes inútiles e ineptos que torpedean las investigaciones y que luego se cuelgan las medallas, asesinos en serie que llevan actuando mucho tiempo en la sombra y de repente llega el caso que lo destapa todo. Es entretenido, pero también cansa y se echa en falta una cierta frescura, un ansia de novedad que no se base en los rituales de asesinatos, ni la mucha sangre. Lo echo de menos, imagino que debería volver a los clásicos, aunque sé que volveré a caer una y otra vez. Yo y mi incoherencia.

Otra curiosidad que me he encontrado es que no entiendo la traducción del título, antes no me fijaba tanto, pero de un tiempo a esta parte sí lo hago y la verdad es bastante raro que haya ido desde “la chica en el hielo” a “Te veré bajo el hielo”. Y la portada tiene algo que no…que no puedo decir sin hacer spoiler.

Volviendo a la novela, tenía ganas de leerla, me llamó la atención cuando fue novedad, aunque no ha sido hasta ahora cuando he podido hacerlo, me ha gustado y me ha resultado entretenida, pero no creo que forme parte de mi historia lectora.

Saludos y disfrutemos leyendo.