jueves, 21 de octubre de 2021

LA ILUSTRÍSIMA de Marta Prieto

 

Título: La Ilustrísima

Autora: Marta Prieto

Editorial: Editorial Alrevés

Primera edición: 27 de septiembre de 2021

N.º de páginas: 332

Género: Narrativa, ficción.


Autora

Marta Prieto nació y vive en León, donde se licenció en Derecho. Fue una ávida lectora desde la infancia, ejerció la abogacía y trabajó en la Administración Pública. Actualmente se dedica por entero a su verdadera vocación, la literatura. Lleva años escribiendo, contando
historias que no han salido del cajón y de las que solo ha disfrutado su círculo más cercano. Ya trabaja en un nuevo libro a la vez que revisa antiguos textos por si tuvieran cabida en el mercado editorial. Hasta ahora, el cuento y los relatos delirantes han sido su campo de trabajo. La Ilustrísima es su primera novela.

 

Sinopsis

El 12 de mayo de 2014 la ciudad se estremeció: el cadáver de la presidenta de la Diputación yacía sobre la pasarela que cruzaba todos los lunes de camino a la sede de su partido.
De inmediato, una sábana de rumores y especulaciones cubrió su cadáver. ¿Cuál, de sus muchos enemigos, podría tener más motivos para asesinarla? La Ilustrísima era una mujer odiada y temida. Polémica, ambiciosa, sin pelos en la lengua, acaparadora de cargos, obsesionada por conocer los secretos de toda la ciudad y perseguida por la prensa, que comenzaba a husmear en sus amaños y componendas.
El morbo correrá desbocado por las calles lluviosas de una ciudad con ojos y veneno en cada esquina, en cada ventana, descubriendo una trama de odio, celos enfermizos y secretos tejida durante años. Un relato coral, apasionante e irónico que nos habla de corrupción, de poder y de cómo este se acepta, o no, cuando quien lo ostenta es una mujer.
La Ilustrísima es una novela apabullante, descarnada y certera. Marta Prieto, con una prosa casi naturalista, ha urdido un relato social por momentos hilarante, en otros brutal, que es también el retrato de una ciudad de provincias en la que parece, solo parece, que nunca pasa nada.

Opinión

La novela que hoy traigo forma parte de una de las Lecturas Simultáneas que realizamos diferentes blogs dentro de la iniciativa Soy Yincanera, el ejemplar nos lo proporcionó la Editorial alrevés, que tiene unos títulos de lo más interesante.

En este caso la novela está basada en unos hechos que nos sorprendieron hace unos años, el un asesinato brutal, el de la presidenta de la diputación de León, Isabel Carrasco, pronto se cogió a la asesina, pero eran muchas personas las que deseaban verla muerta y que seguro que ese día no lloraron demasiado. Los nombres no son los reales, pero las características que se esconden tras ellos son fácilmente reconocibles.

Rosario Llamazares es la presidenta de la Diputación de León, es una mujer ambiciosa, rotunda y prepotente que ha accedido al poder dentro de su partido por méritos propios, en este caso es por ser poseedora de información confidencial de mucha gente importante, esa es su mayor baza. Ha hecho de la Diputación su feudo particular y la gobierna de forma implacable y bastante al margen de la ley, o por su conocimiento de esta, aplica a rajatabla lo de hecha la ley, hecha la trampa. Acepta sobornos impunemente, utiliza su cargo para nombrar y destituir a funcionarios y si no existe el puesto, no hay problema, se lo inventa. La oposición no puede hacer demasiado ya que los tiene cogidos a todos por las pelotas, literalmente. Lo mismo le ocurre con la gente de su propio partido, todos la odian, pero nadie se atreve a plantarle cara, ni siquiera a nivel nacional, hay demasiada porquería debajo de la alfombra. Levanta pasiones, no positivas precisamente. Parece que todo el mundo la odia, tiene demasiados enemigos, pero ¿quién es capaz de quitarla de en medio?

Helena, que es otra de las protagonistas, se ha convertido en la mano derecha de Rosario, la reclama para todo y la lleva a todos los actos a los que acude en calidad de…amiga, lo que permite a esta acceder a lujos a los que no está acostumbrada, su madre Encarna, ha venido desde el pueblo, dejando allí a su marido Victoriano, un hombre apocado y prudente que no entiende de dónde le sale esa vena tan ambiciosa a su mujer, y que prefiere echar un paso atrás y alejarse de su hija Helena antes que discutir.

Pero de repente un día un comentario de una de las intimidades de la Ilustrísima, que Helena le cuenta a su madre, comienza a ser un rumor a voces, y eso Rosario no lo va a permitir de ninguna de las maneras. Todo lo que sube baja, y la bajada es tremenda; Rosario ya no tiene amiga, la borra de su vida, de la diputación e incluso de la provincia. Helena no entiende nada y utiliza como paño de lágrimas a Maricruz, su “amiga del alma” de la que no se acuerda nada más que cuando le interesa, y esta que tiene una historia personal bastante compleja, no sabe decirle que no.

Otro personaje que va a estar en todos sitios asistiendo atónita a lo que se cuece entre despachos y pasillos, y a la vez reclamando su puesto, es la ordenanza, que aparte de un cigarrillo extra te va a sacar más de una sonrisa y te va a hacer pensar mucho.

Encarna se lo va a tomar mucho peor y va a luchar como una fiera por el puesto de funcionaria de su hija, y no le valdrán las excusas como respuesta.

La novela te hace pensar y me ha hecho tirar de hemeroteca, porque necesitaba saber la verdad, y la verdad creo que solo la saben las protagonistas, aunque aquí están muy bien caracterizadas, vuelvo a insistir en que no son personajes reales, aunque sí que están basados en ellos. Lo que está claro es que es un retrato fiel de una realidad que tenemos ahí al lado, con unas instituciones totalmente corruptas, llenas de chanchullos, politiqueos, dedazos, intrigas y enchufes, gente capaz y gente que no he hecho nada por ocupar un sillón tranquilo de funcionario. La maldad existe y en ocasiones, demasiadas, consigue llegar al poder y desde este va a tirar de hilos para conseguir prebendas y adulaciones.

Es un libro diferente, cáustico, crítico, original y en muchas ocasiones divertido, no de soltar la carcajada, sino de tirar de comisura de labios y sacarte esa sonrisa irónica que se mantiene hasta que un rictus amargo y de cabreo se instala en tu frente al contemplar lo cercana que está la corrupción y lo poco que se hace por combatirla, porque, al fin y al cabo, todos tenemos algo que esconder.

Es muy recomendable, eso sí para tomar con una tila, porque si lo lees con un café, probablemente la taza salga volando, porque por desgracia solo es una realidad ficcionada. No os lo perdáis, aprenderéis mucho.

“prometió que la plaza sería para ella y que no tardaría en convocarse el concurso- oposición, y que, en las bases, contaría como mérito hasta el color de sus ojos.”

Como el político que quería gobernar a cualquier precio y que lo mismo le daba pertenecer a un partido que otro.”

“La literatura en general nos hace ver el mundo con amplitud, expande el horizonte. Abre la mente de las personas, por eso en las dictaduras se prohíbe.”



Saludos y leed, eso da salud mental.