jueves, 17 de marzo de 2022

LAS HEREDERAS DE LA SINGER de Ana Lena Rivera

 

Título: Las herederas de la Singer

Autor: Ana Lena Rivera

Editorial: Grijalbo

Primera edición: 24 de febrero de 2022

N.º de páginas: 512

Género: narrativa



Autora

Ana Lena Rivera nació en Oviedo en 1972. Estudió Derecho y Administración de Empresas en ICADE, en Madrid. Después de veinte años como directiva en una gran multinacional, cambió los negocios por su gran pasión coincidiendo con el nacimiento de su hijo Alejandro. Junto a él nació también Gracia San Sebastián, la investigadora protagonista de su serie de intriga. La primera entrega, Lo que callan los muertos, recibió el Premio Torrente Ballester. Un asesino en tu sombra es su segunda novela y Los muertos no saben nadar la tercera.

Sinopsis

Las herederas de la Singer nos cuenta la conmovedora historia de las mujeres de una familia ligadas a una máquina de coser que custodió un secreto durante cuatro generaciones. El día que la joven Aurora se vio obligada a trabajar en la mina tras el accidente de su padre, se juró a sí misma hacer lo que fuera necesario para salir de aquel infierno. Un matrimonio sin amor y la máquina de coser Singer de segunda mano que recibe como regalo de bodas le proporcionarán una nueva forma de salir adelante, hasta que un terrible suceso convierte la Singer en la única prueba de la amenaza que la perseguirá toda la vida. Muchos años después, la complicidad que teje con su biznieta Alba desvelará el secreto que ha planeado sobre las mujeres de su familia.

Opinión

La novela que os traigo hoy me ha llegado por un concurso del grupo #SoyYincanera a quien tengo que dar las gracias por tan buenas lecturas como me está proporcionando, así como a la autora que ha interaccionado con nosotros y nos ha resuelto alguna duda.

Vuelvo a tener un problema gordo, y es que es un libro complicado de reseñar, al menos para mí, ya me conocéis no me gusta hacer spoiler y aquí es demasiado fácil caer en el error, os cuento por qué. Se trata de la historia de cuatro generaciones de mujeres a lo largo de casi cien años, que la autora nos cuenta en saltos temporales continuos en los cuales cada una de las mujeres tendrá un protagonismo distinto y centrado en cómo ve cada una de ellas la situación. Realmente solo será Ana quien nos cuente su historia en primera persona. Lo que sí que voy a hacer es poner el nombre de las protagonistas en el orden histórico que corresponde, sé que puede parecer un jaleo, sobre todo al principio, pero en cuanto coges el hilo, serás capaz perfectamente de saber de quién se está hablando, porque al comienzo de cada capítulo está el año y la protagonista.

Aunque son cuatro generaciones, voy a poner el nombre de la quinta, una mujer que también las tuvo que pasar canutas, pero que me ha costado empatizar con ella, lo que es absurdo, porque sencillamente he estado leyendo sobre cosas que ocurrieron en otros tiempos y es imposible verlo con nuestra mentalidad actual, algo sobre lo que se discute mucho hoy día. Nuestras protagonistas serán Olvido, Aurora, Águeda, Ana y Alba.

Nos trasladamos a Asturias, a Cangas a las cuencas mineras. Estamos en los años de la guerra y la posguerra, hay hambre y miseria. Cuando el hombre de la casa sufre un accidente, la comida no entra en casa, las mujeres, desesperadas y bajo cuerda, no olvidemos que ellas no pueden trabajar en la mina por prohibición franquista, trabajan por la mitad del salario, o tragan o es lo que hay, y el hambre es muy mala, sobre todo cuando hay críos de por medio. Se busca la forma de hacer cualquier trabajo, si hay que buscar favores se hace, y los favores son siempre los mismos, el cuerpo de una mujer si encima es atractiva sirve de moneda de cambio. Venciendo el asco y la repulsión se logra salir adelante. Hay otras que por ahí no pasan, se quedan en caso soportando malos tratos, vejaciones y rezando porque no solo no le pase nada al marido, sino porque no se gaste el dinero en bebida y putas. Unas luchan otras se ven sometidas, vidas marcadas por su sexo.

La boda de Aurora, con prisa y poco amor marcará un antes y un después en su vida, no por la boda en sí, que al fin y al cabo es una transacción, sino porque el regalo de boda es una máquina Singer de segunda mano, con una veta coloreada de algo que parece sangre, pero no lo es. Esa Singer significará un trabajo extra, comida para sus hijos, aunque traiga aparejada, por otras circunstancias, un sometimiento a un régimen que se vale de rencores, rivalidades y odios para ajustar cuentas. La Singer se convertirá en cómplice y testigo de un hecho que marcará la vida de tres de las generaciones, el miedo y el silencio sobrevolarán y aplastarán las voluntades en un quiero pero no puedo de anhelos y desdichas, en los que se vislumbran algunos retazos de felicidad modesta, porque estas mujeres aprenden pronto a valorar cada minuto de tranquilidad y convertirlo en felicidad; que no pase nada es un logro.

Aurora quizá es la más fuerte, la que reniega de su destino, la que ve en la Singer el escape de una vida rutinaria que la ahoga, haciéndola volar entre puntillas y bordados. Vive con intensidad asiéndose a la amistad que le aporta una mujer fuerte, Ramona, con la que tiene en común el cigarrillo que se fuman a solas y en silencio, con una amistad a prueba de secretos. Águeda es una mujer acostumbrada a ser invisible a no ser nada para nadie, una de tantas que un corazón inmenso es capaz de sobrevivir y vivir mirando hacia otro lado, queriendo sin pedir nada a cambio, escondiendo sus orígenes por amor a su hija Ana. Ana es la de la generación del cambio, la que vive la vida que otros marcan para ella, y deposita sus esperanzas en Alba, la más joven, la que no entiende a ninguna de las generaciones anteriores, la que disfruta la libertad de hacer y sentir lo que quiere sin pararse a pensar en lo mucho que han luchado las demás hasta llegar adonde está ella. Es inconformista y llega a tener una relación muy especial con la “bisa”, que ya a partir de una edad se soltará la melena y se le soltará la lengua dando lugar a conversaciones y situaciones realmente divertidas.

Vais a leer cómo se van a vivir los distintos históricos y cómo afectarán a cada una de ellas, lo que te hace intentar recordar dónde y qué estabas haciendo tú en esos momentos. El fin de la guerra, las huelgas en la mina, las desgracias tras explosiones en las galerías por el grisú, la llegada de la televisión a los hogares, las llamadas telefónicas a las casas de los vecinos, la muerte de Franco, la democracia, el golpe de Tejero, las noches en las que las familias se sentaban a ver si lo que caía era la calabaza o el mítico apartamento en Torrevieja en el Un, dos, tres

Enormes también los personajes secundarios que forman parte de ese elenco inolvidable, la increíble Ramona con sus lereles bien puestos, Florita y su forma de vida, Herminia y sus cartas, Beva, todas ellas representan también otra forma de ser y de apoyar.

Los personajes masculinos están presentes también, obviamente: Frutos, Ceferino, Paulino, Carlos, representan esos hombres que han tenido la sartén por el mango, los que hacían y deshacían, los que llevaban el pan a la casa y por hacerlo se creen con derecho a todo tipo de vejaciones, que en ciertos tiempos se veían como algo de lo más normal.

Creo que la autora ha buscado con este tipo de narración, que ya os digo que en principio puede resultar algo confusa, el mostrar que cada las personas no somos una individualidad, sino que todos tenemos un presente, un pasado y un futuro que se encuentran engarzados en los de los demás, y cada paso que se da afecta a todos los que nos rodean.

Es un libro de homenaje a las mujeres que han luchado de forma silenciosa, que han sufrido, que han sacado coraje de sus entrañas, a ese trabajo callado que a través de una máquina de coser ha forjado el carácter de varias generaciones. Nos habla de abusos sexuales, de miedos, de secretos, de anhelos, de amor y sobre todo de desamor, de homosexualidad, de prohibición, de amistad y de relaciones familiares, porque madre es más que la que te pare y padre es algo más que el que pone la semilla. Y sobre todo es un canto a la vida, a la esperanza que hace sacar lo mejor de nosotras mismas a pesar de todo.

Me ha llegado en un momento delicado porque recordaba a mi madre recientemente fallecida, su máquina de coser, sus clases de bordado a las que me llevaba y me sentaba en una silla y yo me dedicaba a repasar con un bolígrafo las libretas y las revistas que allí había, los hilos no eran lo mío. La ropa que nos hacía, esas pequeñas cosas que quizá no valoré lo suficiente y que ahora se me hacen tan grandes que no puedo dejar de llorar por los recuerdos. Conmigo ha conseguido lo que imagino pretendía, remover los sentimientos.

Qué os puedo decir más: una gran novela en la que encontraréis Historia e historia de la que se escribe y de la que se recuerda, un libro que rompe completamente con las anteriores novelas de la autora y que se puede convertir en un gran referente de nuestro pasado, y nuestro futuro porque el feminismo no es solo salir en manifestación, es luchar por llegar donde estamos y valorar lo que tenemos, para seguir consiguiendo ser más iguales. Me ha gustado muchísimo y os lo recomiendo sin dudar.

“Y cuando estaban prejubilando a los mineros para cerrar los pozos, llegó el feminismo y las mujeres volvieron a la mina. Yo, hija mía, no entiendo nada. ¿Qué necesidad tienen si ahora ya no hay hambre? Porque por gusto a la mina no baja a nadie. Te digo yo que no hay peor infierno que aquello.  Y encima los hombres que quedan no las quieren allí.”

“-No puedes irte todavía porque yo te necesito, te necesito mucho- le dije, como si ella no tuviese bastante con morirse.”

“No eres vieja. Has tenido la suerte de tener a tu madre durante más de medio siglo y es terrible perderla, pero también es ley de vida.”



Saludos y siempre leer, hay mil mundos ahí fuera.


lunes, 14 de marzo de 2022

LAS OTRAS NIÑAS de Santiago Díaz.

 

Título: Las otras niñas.

Autor: Santiago Díaz.

Editorial: Reservoir Books

Primera edición: 13 de enero de 2022

N.º de páginas: 412

Género: Thriller, policiaca.




Autor

Santiago Díaz Cortés (Madrid, 1971) es guionista de cine y de televisión con veinticinco años de carrera y cerca de seiscientos guiones escritos. Su primera novela, Talión, ganó el Premio Morella Negra 2019 y el Premio Benjamín de Tudela 2019, ha sido traducida a varios idiomas y está siendo adaptada como serie de televisión. Su segunda novela, El buen padre, inició la serie protagonizada por la inspectora Indira Ramos, y sus derechos de traducción se han vendido al extranjero antes de su publicación.


Sinopsis


La inspectora Indira Ramos apura sus últimos días de excedencia en un pequeño municipio de Extremadura. Cuando, después de casi tres años, llega el momento de abandonar su retiro y regresar a su trabajo en Madrid, se ve incapaz de enfrentarse al subinspector Iván Moreno, al que oculta un enorme secreto.

Pero ambos tendrán que volver a trabajar mano a mano para resolver el mayor rompecabezas criminal de la historia contemporánea de España: en una gasolinera han aparecido las huellas dactilares del que fue durante muchos años el hombre más buscado del país.

El brutal asesinato que cometió ha prescrito y la policía ya no tiene razones para mantener detenido al principal sospechoso, que lleva tiempo viviendo bajo una identidad falsa. Pero la inspectora Ramos está convencida de que un asesino como él ha tenido que volver a matar, así que solo necesita encontrar un crimen del que no quede impune.

Opinión

La novela que traigo hoy llegó a mí gracias a la última edición de masa Crítica de Babelio y más contenta no me pude poner. Leí El buen padre y fue fascinante lo disfruté como una niña y me dejó pasmada con el personaje principal, la inspectora Indira Ramos. Tras un encuentro en Madrid con el autor, que nos puso los dientes largos, eso sí, sin soltar prenda, supe que la estrella de la novela sería la misma inspectora, me moría de ganas por saber qué ocurriría.

No voy a negar que también tuve alguna reticencia cuando supe que uno de los asesinos y prófugos de la justicia española sería uno de los protagonistas; no ha sido agradable leer y remover recuerdos acerca de aquellos días que supusieron un antes y un después en la historia de la televisión y los medios de comunicación en España, así que iba con cuidado. Y ahora toca lo más complicado: Cómo hacer una reseña en la que casi todo lo que digas puede ser spoiler, y no hay cosa que más me jorobe que comérmelos, así que voy a ir con mucho cuidado.

Indira Ramos al final del caso del Buen padre, descubrió algo que le hizo replantearse su obsesiva existencia, para el que no haya leído el primero, le tengo que decir que tiene un TOC y es obsesivamente limpia y escrupulosa, algo que incluso llega a poner de los nervios a su propio psicólogo. Tomó la decisión de retirarse a la casa de sus padres en un pueblo de Extremadura y allí lleva tres años de excedencia. Debe replantearse su vida ya que no puede seguir eternamente así, cuando desde Madrid la requieren para enfrentarse con un caso complicado y que va a poner patas arriba a la opinión pública, no se lo va a pensar, para colmo tendrá que trabajar mano a mano con el ya inspector Iván Moreno, con el que tiene problemas pendientes. El comisario ha dejado claro que los dos deben dejar sus diferencias a un lado y trabajar codo con codo; chiquita tarea, ya que van a saltar chispas a la mínima. En el equipo van a encontrarse también María Ortega, Lucía Navarro y Oscar Jimeno. Todos estarán a la expectativa del tremendo trabajo que tienen por delante, y encima con dos jefes que se llevan a matar. Fácil no debe ser levantarse para ir a trabajar, las cosas como son.

Todo comienza cuando tras un atraco en una gasolinera, que acaba con un asesinato, van a encontrar las huellas de Jorge Sierra, la nueva identidad de uno de los asesinos más buscados de nuestro país. Un asesino que sobre el que se han vertido ríos de tinta, al que se ha buscado internacionalmente durante años. Aparece de pronto la pesadilla de un policía, tienen al asesino por fin en sus manos, pero el caso ya ha prescrito. La impotencia y la rabia los tienen al límite, además el juez se ve ante las ganas de encerrarlo y la ley, que lo obliga a soltarlo, y por si acaso no teníamos bastante con esa rabia, tenemos a una parte más que se ve enfrentado a la repugnancia de tener que defenderlo, que esa es otra, qué hace un abogado con ética para defender a alguien a quien detesta, y que encima…tiene relación con Indira. No me negaréis que es una situación angustiosa.

Como con un caso así no es suficiente, hay otro asesinato muy extraño, el de Héctor Ríos, que hace que la cabeza, nuestra ética y nuestros principios exploten por completo, y lo tendrá que resolver el equipo. Un pleno total.

No os puedo contar más sin desvelar cosas importantes. La parte de la que no os hablo es la que tiene relación casado con el caso real en el que está basado el libro. Un asesino sanguinario que fue huyendo a través de todo el mundo y dejando huellas de su paso, que son las que ha utilizado el autor para recrear lo que pudo pasar y lo que pudo pensar, todo ello suponiendo que el asesino siguiera avivo, recordemos que, aunque bebe de fuentes y casos reales, es una historia de ficción.

Y ahora recomendaciones, aunque sean dos novelas distintas y autoconclusivas y por tanto se pueden leer por independiente, yo considero que hay que leerlas en orden, las vidas de los personajes son lo suficientemente interesantes como para necesitar saber de ellas, de cuales son las relaciones, las manías, las peleas, los piques, y sobre todo su evolución, que no es poca.

Me ha gustado todo, incluso lo que pensaba que no me gustaría, la acción es realmente trepidante, los capítulos se enganchan de forma adictiva, (sí, no me gusta este adjetivo, pero es que es verdad), hasta que ves que en un par de días te lo has leído y se te queda una cara de…y ahora qué. No nos puede dejar así, necesito saber qué pasa, ya le está faltando tiempo para seguir escribiendo…y me siento egoísta por haber devorado un libro que ha debido costar tanto escribir, documentar y armar.

El resumen, cortito. Una novela que se lee sola, llena de humor fino e ironía, con muchos diálogos, algunos realmente divertidos, personajes con un carisma brutal y unos casos que te dejan pasmada del principio al final. No es que sea recomendable, es que ya estás tardando en leerla.

Una vez más, los españoles se dividen en dos bandos enfrentados en reconciliables.

Poner de acuerdo dentro de la cárcel a asesinos, pederastas, ladrones, traficantes, estafadores, proxenetas, mafiosos y algún que otro guardia es más complicado que lograr que se entiendan el Gobierno y la oposición.

Dicen que un amigo es de verdad cuando le llamas para decirle que has matado a alguien y se presenta en tu casa con una pala.



Saludos y leed siempre.