viernes, 15 de abril de 2016

LA MUJER DEL RELOJ de Álvaro Arbina

Título: La mujer del reloj

Autor:
Álvaro Arbina

Editorial:
Ediciones B

Primera Edición:
27 de enero de 2016

Nº de páginas:
692

ISBN:
9788466658294

Género: Histórica, thriller, aventuras






Autor

Álvaro Arbina es un arquitecto nacido en Vitoria-Gasteiz, Álava. Actualmente colabora con una empresa de arquitectura y diseño.
La mujer del reloj es su primera novela.








Sinopsis

La mujer del reloj, una novela de carácter histórico, a caballo entre el thriller y el género policíaco, transcurre a lo largo de los cinco años que duró la guerra de la Independencia (1808-1813).

Describe la aventura que vivirá Julián de Aldecoa Giesler, un joven de dieciséis años que emprende un largo viaje por el país en guerra tras el rastro de su padre, quien, asesinado en extrañas circunstancias, no puede contarle el codiciado secreto que desde hace años protege su familia. Tales circunstancias atraerán al frío y calculador general francés Louis Le Duc, un hombre que esconde un terrible pasado lleno de odio y venganza. Empujado por su locura personal, perseguirá sin descanso al joven Julián. Este tratará de luchar contra las fuerzas que le amenazan en un intento por reemprender el camino hacia sus verdaderos sueños, los sueños de su padre.

Opinión

El libro que reseño hoy es una pieza muy deseada desde el minuto cero. Los adelantos, las lecturas conjuntas del mundo bloguero y por supuesto el enclave histórico, que en mi caso es auténtica pasión, hacían que me muriese de ganas de tenerlo en mis manos, y por fin…llegó.

Estamos ante una novela histórica bien escrita, bien documentada y que tiene un ritmo de libro de aventuras que te hace leerla sin prisa pero sin pausa, dejando un fantástico sabor de boca, hasta el final.

La historia comienza con una reunión secreta de una organización, unos desconocidos irrumpen en ella y el maestre de la orden insta a su hijo a desaparecer con unos documentos, la huída tendrá mal fin, ya que Franz Giesler será asesinado.

Pronto conocemos al protagonista, Julián Aldecoa su hijo, un muchacho de solo dieciséis años, que ajeno a todo, se encuentra con que de pronto es huérfano, ya que su madre murió siendo él pequeño y ahora con el asesinato de su padre, su mundo se tambalea. Pero si ya era difícil su situación personal, además se da de bruces con la llegada del ejército francés a la península. La aldea donde vive, situada en la Llanada alavesa, se ve invadida por las tropas que de modo sibilino van invadiendo España con la excusa de llegar a Portugal.
En un viaje a Vitoria se enterará de algo que ya intuía, su padre fue asesinado por alguien que buscaba algo que este poseía, no por unos malhechores cualquiera. Su reto será buscar porqué mataron a su padre y quienes fueron sus verdugos.

En el mercado y cuando se dispone a comprar los víveres para sus amigos de la aldea, será consciente de que la realidad es aún más dura de lo que pensaba. Su encuentro con Clara Díaz de Heredia una jovencita con la que jugaba cuando era pequeño y la humillación que sufrirá por parte de la clase alta afrancesada, hará que su odio hacia el invasor comience a germinar. Es en estas escenas donde más patente se hace la gran brecha que existe entre las diferentes clases sociales.

Cuando comienzan los desmanes y saqueos tendrá claro que va a luchar contra los invasores; el día que lo echan de su propia casa y rompen el fino hilo que le une con su pasado comenzará su huida junto a Lur su caballo, y se forjarán sus ansias de venganza. En su auxilio acude alguien de quien nunca ha oído hablar, el hermano de su padre Roman Giesler que hará de él un hombre hecho y derecho, que además lo pondrá al día de cuál es la razón por la que el general Le Duc lo tiene en su punto de mira, y a través de él, un personaje realmente malo y repulsivo, Croix, que lo perseguirá a lo largo de toda la novela.

Buscando el legado de su padre atravesarán España y llegarán a Cádiz donde se acaban de constituir las Cortes y donde se está elaborando la Constitución de 1812, la famosa Pepa. Allí encontrarán nuevos aires de libertad, un mundo abierto, luminoso, totalmente opuesto a toda la miseria y terror que han visto hasta ahora.

No se quedarán en Cádiz mucho tiempo, viajarán a Madrid y Julián acabará en Cabrera, donde será protagonista de una historia que yo no conocía y que me ha dejado de piedra.

Estos son los personajes principales, hay un montón de secundarios a los que les tomaremos cariño, o quizá odiaremos y sobre todo veremos luces y sombras en ellos; la vida no es blanca ni negra y las personas tienen sus aristas y en una vida entera se pueden cometer aciertos y errores y estos se van a ver reflejados en la novela.

La guerra saca lo mejor y lo peor de las personas y los personajes lo sufrirán en sus propias carnes, sufriendo en ellas la estrecha línea que separa el honor del horror.

Como escenario histórico tenemos la abdicación de Carlos IV, los tejemanejes de Godoy, la coronación de Fernando VII, la conspiración de Bayona, la ocupación de la Península por las tropas francesas, el comienzo de la Guerra de la Independencia, la guerra de guerrillas que se llevará a cabo en toda España para con la ayuda de los ingleses acabar con la ocupación y vuelta al trono de un rey impresentable.

En ningún momento se hace pesado, la trama está hilvanada de forma precisa y limpia haciendo que Historia y ficción se cojan de la mano, haciendo difícil discernir qué forma parte de la realidad y qué de la imaginación del autor, pero no os preocupéis, al final del libro lo aclarará.

Personalmente me ha fascinado conocer la vida del pueblo, de la gente de a pie, azotados por el hambre, ahogados por los impuestos, verdaderos protagonistas de las luchas de poder que se realizan en los despachos y salones.

Ha tratado muy acertadamente el papel de la mujer en aquellos tiempos, pasando por esas mujeres objeto que sirven para sellar pactos y como moneda de cambio en las clases más pudientes, al caso de las humillaciones a las que son sometidas por uno y otro bando, siempre tratadas como una parte más del botín, víctimas sin voz de guerras sin cuartel.

Creo que el autor ha realizado un fantástico trabajo de investigación y ha sabido dosificar los datos de forma realmente magistral para conseguir que en todo momento formemos parte del entorno sin resultar aburrido o pedante.

Encomiable haber logrado una novela tan redonda siendo tan joven, algo que espero sinceramente que no lastre su futuro, porque para ser su primera obra ha puesto el listón muy alto.

Creo sinceramente que es uno de los libros del año. Así que os recomiendo su lectura, no os vais a sentir defraudados.



Saludos y a leer.






Muchas gracias a la editorial por el ejemplar proporcionado para su lectura.

21 comentarios:

  1. Le tengo ganas a la novela y lo que cuentas me anima todavía más. Muy buena reseña, muy completa. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Estupenda reseña que no hace sino poner de manifiesto que estamos ante un gran libro y un talentoso escritor. Espero poder disfrutar de sus próximos trabajos tanto como lo hecho con este.

    ResponderEliminar
  3. Lo leí a principios de año y me encantó, una lectura muy recomendable
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Coincido totalmente con tus impresiones. Lo leí hace un par de meses y disfruté como una enana. Un descubrimiento de autor, a ver que nos depara en el futuro.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual que yo. Espero sinceramente que sepa gestionar el gran boom que ha supuesto la novela.
      Besos

      Eliminar
  5. Uy! Llevo meses aplanzándolo y le tengo unas ganas... A ver si me organizo que lo quiero leer dentro de la Yincana...
    Besos

    ResponderEliminar
  6. No está mal, no está mal. A mi me dejó con síndrome de abstinencia. Por suerte descubrí "El memorial de Waterloo", que sigue justo donde acaba "La mujer del reloj". Muy trepidante también

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado mucho tu reseña, a pesar de mi reticencia a algunas novelas que casi marcan un hito cuando salen a la venta y todo, pero que todo el mundo habla de ellas, me echa para atrás, no siempre seduce que el marketing implementado por nosotros mismos, funciona, al menos no en mí, pero, tras leerte creo que tendré que leerla, me encanta la historia, disfruto mucho con ella, sobre todo si trata de una época que no estudié.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo recomiendo, además podrás ver ciertas similitudes entre las guerra de guerrillas que se produce aquí, con otras de la actualidad.
      Besos

      Eliminar
  8. Maria Moreno Maldonado16 de abril de 2016, 18:11

    Excelente reseña!! Me encantaría leerlo...tomo buena nota. Gracias

    ResponderEliminar
  9. Es una novela preciosa y es cierto que llama poderosamente la atención que un autor haga ese trabajo tan bueno con su primera novela, más aún siendo histórica y él tan joven. Chapó por Alvaro Arbina.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya gustado a ti también.Besos

      Eliminar
  10. Ya sabes que me gustó muchísimo y que estará entre mis mejores lecturas del año. Es, probablemente, la novela histórica más entretenida que he leído en mucho tiempo
    Besos

    ResponderEliminar
  11. A mi no me ha disgustado, pero para estar escrita por un tío tan joven le he visto muchos tics de novela antigua sobre la G. de I. española (todo eso de Cabrera y las guerrillas).
    Me está convenciendo más "El memorial de Waterloo". Tiene muchos paralelismos con "La mujer del reloj" pero se le notan las tablas al autor de "El memorial" que transcurre en Francia y Bélgica durante los Cien Días que le dan de sí al Corso su fuga de Elba. Todo contando por un oficial español metido a espía a su pesar y por ajustar cuentas atrasadas desde la Guerra de Independencia con un oficial francés de la estirpe del "malo" de "La mujer del reloj".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me lo apunto. Y lo de las guerrillas, para mí es una pasión.
      Gracias por pasar.

      Eliminar

Muchas gracias por comentar.
El contenido de la entrada es mi opinión como lectora y por tanto es totalmente subjetiva.