miércoles, 19 de abril de 2017

LOS DIAS IGUALES DE CUANDO FUIMOS MALAS de Inma López Silva


Título: Los días iguales de cuando fuimos malas

Autor: Inma López Silva

Editorial: Lumen

Primera edición: 1 de enero de 2017.

Nº páginas: 360

ISBN: 9788426403414

Género: Narrativa, intriga.



Autora

Inma López Silva nació en Santiago en 1978. Es escritora y crítica teatral. Se dio a conocer en 1996 con la novela Neve en abril, y pronto obtuvo el reconocimiento del público y la crítica a través de los premios más importantes de la literatura gallega: en 2002 el Premio Xerais de Novela por Concubinas, y en 2008 el Premio Blanco Amor, entre otros, por Memoria de ciudades sin luz.

También pertenecen a su obra narrativa las dos colecciones de relatos Rosas, corvos e cancións y Tinta, la novela cómica No quiero ser Doris Day, así como New York, New York, un texto sobre su vida en Manhattan, y Maternosofía, un ensayo escrito al hilo de su primera maternidad. Los días iguales de cuando fuimos malas, publicada en gallego hace pocos meses, es su novela más reciente y ya ha cosechado el reconocimiento de la crítica y el público de su tierra. Con este espléndido trabajo, la autora se incorpora al catálogo de Lumen.

Inma López Silva es también columnista, traductora de las obras dramáticas de Albert Camus y Jean Genet y autora de una extensa producción ensayística centrada en el teatro.

Sinopsis

Ahí están, charlando en el patio o desfilando en el comedor a la espera de que una compañera les llene un plato de sopa triste. Parecen iguales, presas sin más, pero basta con mirar despacio y afinar el oído para descubrir mundos distintos: Margot, cansada de vender su cuerpo por las calles de la ciudad, se toma un descanso entre rejas. Valentina ha llegado de Colombia con un niño en brazos y muchas preguntas en la mochila. Sor Mercedes cumple su condena con fervor religioso y sin remordimientos. Laura quiso ser bailarina, pero otro destino se impuso, y a menudo contempla la vida entera como si fuera una condena.
Junto a ellas está la escritora, una mujer discreta que emborrona papeles e intenta olvidar locuras pasadas. ¿Qué habrá en estos folios? Nadie sabe, nadie pregunta, pero las historias se cruzan y las páginas ahí están para descubrir qué hay detrás de estos días iguales que se vuelven únicos, espléndidos, en las manos de Inma López Silva.

Opinión

El libro del que hoy os hablo es uno de esos que llegan a ti por una casualidad y por el azar y de repente ves cómo te sacuden por dentro, porque es muy difícil que una vez que lo has leído no hayas notado como se han removido las entrañas, porque las historias que esconde te dan un mordisco en el estómago y difícilmente podrás permanecer impasible.

Aquí tenemos una historia de mujeres, de cinco mujeres que por distintas causas acaban en la cárcel, todas ellas van a ser culpables y estarán ahí porque la ley lo dictamina, y ahora nos corresponde a nosotros dilucidar si eso es justo o no. Porque precisamente lo que aquí se pone en cuestión es la justicia de la vida, no la de las leyes, o al menos es eso lo que me ha parecido a mí.

Tenemos a cinco mujeres cuyas vidas, cruel reflejo de la sociedad actual, han acabado en la cárcel pontevedresa de A Lama. Probablemente si en un momento dado pones la televisión o coges un periódico allí puede estar escrita su historia, y es que su vida es la propia actualidad.

La persona que nos narra es una ex reclusa, Inma La Escritora, que con un amor inmenso, de esos que duelen solo al leerlo va escribiendo a modo de terapia lo que sintió mientras estuvo en la cárcel, y su estado actual en el que no encuentra la inspiración y desgrana sus palabras para que las lea su pareja. Resulta desgarradora la dependencia que tiene ahora mismo de ese amor que le aporta las ganas de seguir viviendo y sorprende curiosamente la poca conexión que tiene durante su estancia en la cárcel, su desapego y cierta apatía hacia las demás reclusas y sin embargo la fuerza que tienen sus reflexiones. No conoceremos el motivo de su encierro hasta bien entrada la novela.

Compañera de reclusión también ha sido Sor Mercedes, una monja y enfermera que arrebató sin ningún pudor hijos a sus padres para dárselos a otras familias más adineradas, esterilizó a mujeres sin su consentimiento y no hay un ápice de de arrepentimiento en ella. Mi relación con ella es difícil de describir, aunque la ira ha sido lo que más relevante, también he sentido compasión por ella en algunos momentos, y cuando la sentía, un halo de culpabilidad me sobrevolaba.

Otra de las reclusas es Margot, gitana de nacimiento, casada por obligación y desterrada de los suyos por haber dado a luz a un niño rubio de ojos verdes al que le arrebataron al nacer y después de dejarla medio muerta en la puerta de un hospital. Aún se pregunta por su madre y su perdón. Desde entonces alterna prostitución y carterismo para sobrevivir y estancias en la cárcel que casi le suponen unas vacaciones de sus tratos con sus clientes. Su sueño, vivir algún día en París y poder abrazar a ese hijo arrebatado. Su historia y lo que hay hasta su llegada al mundo de la delincuencia hace que te den ganas de chillar.

La cuarta reclusa es Valentina, alias Carabonita, una colombiana que fue violada precisamente por su belleza, no encontró apoyo ninguno en su familia y llegó a creer que fue la culpable de su propia violación. Un día sintió que no podía más, cogió a su hijo Daniel y se plantó en la ciudad más próxima donde un listo la cogió bajo su protección y la convirtió en “mula”. Su historia es desgarradora, dolorosa, intensa e inhumana. Su único objetivo conseguir reunirse con su hijo pese a quien pese y haciendo lo que haga falta. Los hombres de su vida han marcado su devenir haciendo de ella lo que es hoy.

El último personaje es Laura, una bailarina de ballet desde casi la cuna, con una trayectoria dirigida por sus padres con este fin, hasta que de repente se hartó y decidió que sería funcionaria de prisiones, nada más lejos de lo que sus padres deseaban para ella. Estudió derecho y consiguió lo que se propuso se sacó las oposiciones y entró a trabajar en la cárcel, se enamoró y se tuvo que desenamorar, y ahora vive transitando y vigilando las galerías con pasos de rítmicos.

Todas han acabado ahí, bajo ese techo, compartiendo las horas interminables siendo ellas mismas, mujeres con garra y fortaleza que por las acciones de los hombres que se han encontrado en su camino, este se ha torcido de forma ineludible. Mujeres que han sentido de una manera u otra el espíritu de la maternidad y eso ha hecho que tengan que tomar decisiones que de otra forma no hubieran tomado.

Destinos forjados con lágrimas y sonrisas, camaradería que surge de vivencias comunes, contado de forma cruda, real y bella, con frases que se marcan a fuego.

Un libro duro, actual que nos muestra vidas que se cruzan, situaciones que sin duda merece la pena leer. Una autora que tiene mucho que decir y lo dice con mimo y con crudeza y a la que que espero que se le reconozca el mérito de haber conseguido una novela tan redonda que no la podéis dejar pasar, os la recomiendo con rotundidad.

“…cuando era niña, le parecía que su padre pegaba a su madre lo normal (…). Una tortura constante, dolorosa, tenebrosa. Alimentada por el pánico de saber con absoluta seguridad que volvería a ser azotada, rota, maltratada.”

“…, también ha descubierto que cuando estás privada de libertad, todo tiempo pasado fue mejor, porque la juventud no vuelve para nadie…”

Muchas gracias a la editorial y a las organizadoras de la Yincana Criminal 2017 por el ejemplar.

Con este libro participo en la Yincana en la casilla correspondiente a uno de los personajes es abogado.

Saludos y a disfrutar leyendo

25 comentarios:

  1. Ya sabes que me gustó mucho y veo que a ti también.
    7n beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que está genial. Unos personajes muy redondos. Besos

      Eliminar
  2. Lo tengo esperando turno. Espero que me gusté tanto como a ti.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  3. Me queda muy claro que la has disfrutado muchísimo. Sin duda, me la apunto.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. hola! muy interesante lectura, gracias por compartirla, lo mismo hacemos y te llevamos al muro. saludosbuhos.

    ResponderEliminar
  5. No me importaría léerla. Tiene muy buena pinta y es de las novelas que me suelen gustar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un buen planteamiento y unos personajes muy potentes.
      Saludos

      Eliminar
  6. La tengo apuntadísima, me encantan estas novelas corales y seguro que adoraría a esas mujeres.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola carinyet! lo tengo anotado desde hace algún tiempo, pero no me da la vida, me salen libros pendientes de las orejas, jajaja. A ver si me pongo pronto con él.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña, hay muy buenos libros ahí fuera.
      Besos

      Eliminar
  8. Este tipo de novela es de las que me gustan. No me importaría leerla en absoluto

    ResponderEliminar
  9. No me llamó la atención al principio pero veo que os está gustando mucho y estoy cambiando de opinión
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está muy bien escrita y las historias son de las que dan fuerte. Creo que te gustaría.
      Besos

      Eliminar
  10. La verdad es que has escrito una reseña estupenda. Me ha encantado.

    Coincido contigo en tus impresiones. Es una novela impactante, gracias a que sus personajes se adueñan de ella por ser todas muy carismáticas y arrastrar unas vivencias que te hacen reflexionar sobre muchos aspectos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Son unos personajes muy potentes que te hacen pensar mucho.
      Besote

      Eliminar
  11. Leyendo vuestras opiniones no puedo dejar de apuntarla. Besinos.

    ResponderEliminar
  12. Me alegro que te gustara tanto. Lo tengo apuntado, creo que me podría gustar; más incluso a Moniki.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  13. Estoy terminando con él y me está gustando muchísimo. Un descubrimiento esta autora.
    Besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar.
El contenido de la entrada es mi opinión como lectora y por tanto es totalmente subjetiva.